Universidad del Pacífico lanza Observatorio de las Relaciones Peruano-Norteamericanas (ORPN)

Resulta poco menos que curioso que un país como el nuestro, que tiene una historia tan vinculada a los Estados Unidos (no tanto, es cierto, como Cuba o los países del Caribe) no disponga en el ámbito académico de un centro de investigaciones o estudio o una publicación seria dedicados a las relaciones peruano-estadounidenses. Afortunadamente ese vacío ha venido a ser llenado por el Observatorio de las Relaciones Peruano-Norteamericanas (ORPN) de la Universidad del Pacífico, una casa de estudios que ha infundido nuevos ímpetus a su oferta cultural y académica a la comunidad en estos últimos tiempos que hay que reconocer y agradecer. Una prueba de ello lo constituye este ORPN, que bajo la dirección de Norberto Barreto Velázquez estoy seguro se convertirá en una fuente de consulta precisa y fiable en el tema para investigadores, periodistas y opinólogos de ocasión que sueltan cada disparate en la primera ocasión que pueden o que creen que deben. Confesión de parte, debo reconocer que yo era uno de esas personas que tenían una idea bastante equivocada, cuando no distorsionada o inexacta, de algunos aspectos de la historia y la política estadounidense. Afortunadamente los años de amistad y conversación con Norberto me han permitido corrigir alguna de ellas, comprender mejor otras y conocer muchas más que su erudición, siempre generosa, me ha dispensado. Por eso creo que constituye no solo un acierto mayúsculo por parte de la Universidad del Pacífico la puesta en marcha de este Observatorio, sino también el de haber puesto al frente de él a Norberto, quien no solo es Doctor en Historia de Estados Unidos por la Stony Brook University de Nueva York, sino además uno de los historiadores más atentos a la bibliografía que se produce en inglés sobre América, un analista que convierte el dato o la anécdota más nimia en el retrato más fidedigno de la realidad y, por encima de todo, un conversador, un comunicador por excelencia que yo aún me sorprendo (o tal vez no tanto, tan venido a menos como está nuestro periodismo) que sus comentarios o posts que escribe en su blog (El imperio de Calibán) no trasciendan a algún periódico para ilustrar a nuestra clase política. Una recomendación final a todos: pongan entre sus favoritos o las páginas diarias que revisamos cada mañana a primera hora el link del ORPN. Nos ahorrará mucho tiempo, búsquedas y disgustos.


0 comentarios:

Publicar un comentario