¡Conmigo no cuenten!

Como saben, este es un blog cultural (bueno, de alguna manera hay que llamarlo) en el que a veces, además de reseñas de libros y entrevistas a historiadores, suelo comentar la coyuntura política o algún suceso internacional. El blog con el tiempo ha ganado cierta lectoría (y lo digo no con afán vanidoso, sino para justificar esto que escribo), por lo cual no es extraño que me lleguen notas de prensa y comunicados que desean sus responsables que se difunda. Cuando puedo, y creo que sintoniza con los objetivos del blog, lo hago sin ningún problema, y cuando no, no, así de simple. Pero esto tiene sus bemoles. Al correo me llega todo tipo de notas de prensa que la mayoría de veces debo desechar porque nada tienen que ver con la temática del blog o con sus objetivos.

Les comento esto porque desde hace semanas, de manera insistente y machacona, recibo las 'notas de prensa' (de alguna manera también hay que llamarlas) del decano de una Facultad de Derecho, Ciencia Política y Relaciones Internacionales de una universidad privada que son una oda al culto a la personalidad de este señor. No tanto porque lo que dice en radio, televisión y diarios no sea importante o interesante, sino porque es lo mismo en todos lados. Además, no son notas de prensa sobre la Facultad que dirige, sino que son exclusivamente sobre las actividades curriculares y extracurriculares de este señor. Lo que en buena cuenta significa que el señor está en campaña. Sí, de eso se trata. ¿Cuánto quieren apostar que en las próximas elecciones este señor será candidato al Congreso de algún partido o movimiento, lo más probable de uno de esos que no hace miramientos de ningún tipo de a quién lleva en sus listas con tal de qué 'colabore' con la campaña?

>>> Seguir Leyendo... >>>

Lo siento pero conozco sobradamente el procedimiento de nuestros políticos y sé cómo están convencidos de que este tipo de cosas pasa desapercibido para todos (lo cual insulta la inteligencia de muchos), así que no pienso prestarme al juego tonto y acomedido de pasar sus notas de prensa como si no supiera a lo que contribuyo.

¿Quiere que pase sus notas y se las 'mueva' en redes y medios? No hay problema. Pague por ello o contrate a un jefe de prensa menos torpe que no distribuya su material de manera tan obvia y tonta.

Flaco favor le está haciendo.


0 comentarios:

Publicar un comentario