San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Carlos Aranibar (Lima, 18 de julio de 1928 - 21 de marzo de 2016)

La tarde de hoy falleció el historiador Carlos Araníbar Zerpa, una de las mayores figuras de la historiografía peruana contemporánea. Discípulo de Porras, compañero de aulas de Pablo Macera, Araníbar integró una de las generaciones de intelectuales e historiadores más fecunda y original que haya dado San Marcos. Un auténtico erudito que dio sobradas muestras, en distintas ocasiones y escenarios, de su conocimiento casi omnisciente sobre las crónicas y cronistas que conocía como si él mismo hubiera sido testigo de su escritura. Precisamente, este año publicó, con el sello editorial de la Biblioteca Nacional, una monumental edición de la "Nueva corónica y buen gobierno”, de Guamán Poma de Ayala en cuatro tomos que si no es definitiva, tardará mucho en ser superada por otra. Su muerte enluta no solo a la comunidad de historiadores peruanos, sino a toda la cultura peruana porque con su desaparición se va el que tal vez sea uno de los últimos sabios peruanos. Descanse en paz, maestro. (Los interesados en despedir al maestro Aránibar y acompañar a sus deudos, el velorio será hoy hasta las 10 de la noche en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen -Carmelitas-, en Paseo de la República Nº 6045, Miraflores, frente al Parque Reducto). Y mañana de 9 a 4 de la tarde. Posteriormente sus restos serán cremados en el cementerio Jardines de la Paz del kilómetro 19 de la Panamericana Sur).


¿La función de la palabra o del ego?

A mí nunca terminará de sorprenderme la enorme seducción que Marco Aurelio Denegri suscita en una legión de personas, medios de comunicación, universidades y personas cultas o instruidas. No porque no tenga algo interesante o inteligente que decir, sino por el pedestal de intelectual completo y consumado al que lo han aupado todos ellos. Tampoco le voy a negar su enorme capacidad como el gran comunicador que es, en esencia su verdadero y gran mérito. Pero haciendo las sumas y las restas está muy lejos de ser el intelectual que muchos creen que es y mucho menos el difusor de conocimientos y cultura que todos dan por cierto. Una prueba de lo dicho, y de las claras limitaciones de las que padece o sufre, es la entrevista a Guillermo Nugent que cualquiera que conozca su obra o haya leído el libro que los reúne ("Errados y errantes. Modos de comunicación en la cultura peruana", su mejor libro desde "El laberinto de la choledad"), sabe que ha sido un desperdicio de tiempo, programa e invitado. Si miran bien el video de la entrevista, podrán deducir las características, las grandes líneas maestras de su programa y los grandes defectos (que para muchos es su gran virtud) que definen a MAD. Para empezar, utiliza los cinco primeros minutos del programa para hablar de lo que ha leído, lo que ha entendido de eso y las hipótesis o conclusiones a las que ha llegado (una clara muestra de que tiene graves problemas con su ego), para finalmente decirle a ese invitado de lujo que es Nugent: “Pero claro, quería saber su opinión”.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Luego, entre pregunta y pregunta, suelta títulos y autores de los que está convencido nadie ha leído o conoce solo él, con lo cual construye esa imagen de intelectual que ha leído todos los libros del mundo (algo que se decía de Borges, y que en su caso sí era cierto), siempre remarcando la frase: “que he leído”. Alguien, un comunicador cultural o un intelectual serio que cita a un autor o un libro en particular, ¿tiene necesidad de señalar esto? Por esta misma razón, citas innecesarias de libros y autores para reafirmar lo que piensa, la entrevista, todas sus entrevistas, siempre se van por otro rumbo. A mí, por ejemplo, me hubiera gustado escuchar más a Nugent hablar de su propio libro y el tema, o temas de este, que son los modos de comunicación en la cultura peruana como reza el subtítulo del mismo, y menos de las lecturas o conversaciones que Denegri ha tenido. (Quien quiera hacerse una mejor idea de todos esto, le sugiero leer la entrevista de Pablo Sandoval al autor que figura al final del libro que cumple bastante bien ese objetivo). Finalmente, como ya señalé, creo que el gran problema de MAD es su ego, su enorme ego. Si se toman las molestias de sumar los minutos que utiliza él y los que utiliza su entrevistado, verán que tanto habla él como este, incluso en ocasiones más él propio Denegri. Esto me recuerda el caso de un colega que presumía de los escritores que había entrevistado y las fotos que se había tomado con todos ellos, que de alguna forma lo confirmaban también como ‘un intelectual que habla de los libros que ha leído’.

Todo esto explica porque una persona como el señor MAD tiene un ‘programa cultural’ en el canal del Estado: pues por la sencilla razón, como mencioné, que como comunicador la sabe hacer, pero no porque sea, me parece, el intelectual más idóneo para un programa de este tipo (quienes recuerdan a Luis Alberto Sánchez y su programa en el mismo canal saben muy bien de lo que habló). Pero tampoco es el único y, como se puede concluir, con RTP pasa lo mismo que con todos los medios de comunicación: se rinde a la cuestión de rating, a la popularidad del entrevistador y no de si se trata de la mejor opción. De hecho hay muchos comunicadores o periodistas culturales que podrían desempeñar un mejor papel que el de Denegri, pero popularidad manda (un viejito perorando sobre la tetamenta, la nalgamenta y la piernamenta siempre será más atractivo que un historiador, por ejemplo, hablando con otros intelectuales sobre sus libros). Además, en un país que no lee pero le gusta parlotear sobre los libros que no ha leído pero que igualmente juzga, Denegri está perfecto. Así de simple.



María Rostworowski de Diez Canseco (1915-2016)

En una ocasión, cuando el patriota José Martí se encontraba en el exilio, intentaba escribir una carta a su madre en la que le expresaba cómo se sentía lejos de los suyos y de su pueblo, de las luchas por su libertad de este. Intentaba, porque no podía poner en negro sobre blanco todos los sentimientos que lo embargaban, que le dolían. “Con palabras no puedo, con palabras no puedo”, fue todo lo que pudo escribirle a su madre. He recordado esta historia al enterarme de la muerte de María Rostworowski, ocurrida hoy y que ha dejado en todos los que la conocían, leían y escuchaban la triste sensación de una orfandad que hiere. Nunca podremos con palabras expresar la enorme deuda que tenemos todos los que nos iniciamos en la historia leyendo sus libros, la lección de trabajo y vitalidad que hasta el último instante siempre nos dio, la entereza para sostener sus ideas y el empeño que puso en cada investigación que emprendió y que culminaba en libros que se vendían y leían con fruición. Podrán algunos estar en desacuerdo con algunas de sus hipótesis y conclusiones, con sus libros que muchos guardamos como objetos de colección luego de haber sido de estudio y debate, pero nadie podrá negarle que detrás de cualquiera de ellos hay un trabajo de compulsa de archivos verdaderamente abrumador. Con la partida de esta señora, cuya mayor credencial era haber logrado lo que logró siendo una autodidacta, se cierra un capítulo muy importante y significativo de la historiografía peruana, en el que la etnohistoria adquirió un nivel y una importancia, académica y pública, que me atrevo a decir, es el gran legado que le deja al Perú. Descanse en paz, doña María.


Historia secreta de "La ciudad y los perros"

Este año no partícipe en la encuesta sobre Los Mejores Libros de Historia del 2015 (encuesta que llevaron a cabo los historiadores Alex Loayza y Víctor Arrambide) por motivos personales, pero me hubiera gustado hacerlo para votar y encumbrar al primer lugar al que, para mí, es el mejor libro de historia publicado en el Perú el año pasado: "La ciudad y los perros. Biografía de una novela" (PUCP), de Carlos Aguirre. En su momento hice una breve reseña del libro y compartí aquí todo lo que se ha publicado sobre esta estupenda investigación que tardará mucho en ser superada, tanto en el tema como en el método de trabajo e investigación, así que me eximo de decir más de lo mismo. Solo me gustaría agregar que si la novela de Vargas Llosa cambió para siempre la literatura peruana y contribuyó a poner a la latinoamericana en el lugar que hoy ocupa, el libro de Aguirre, que reconstruye la factura del libro y el proceso de su publicación en medio de la censura franquista, es el mejor reconocimiento que puede recibir un libro como el de MVLL. El libro (que constantemente 'actualiza' a través de un blog que proporciona datos o referencias nuevos o que quedaron fuera del libro) está escrito con las armas y herramientas del gran investigador que es Aguirre y, por si fuera poco, con la prosa de un novelista que permite que el lector lo lea de un tirón de la primera a la última página, lo que en buena cuenta significa que es un libro no solo para especialistas y vargasllosianos irredentos, sino también para todo aquel que ama los buenos libros, la excelente lectura, la inteligencia expresada en palabras. Todo eso es el libro de Carlos Aguirre, que desmenuza bastante también Ángel Páez en la entrevista al historiador que publica hoy La república. No se la pierdan.


Llega a su fin la trilogía sobre Trajano

Un prurito de desprecio por los best sellers escritos a pedido y dictados por el marketing más pesetero había impedido que un lector de novelas históricas como el suscrito leyera hasta ahora a un autor como Santiago Posteguillo. Llegue a él gracias a la recomendación que en su muro de Facebook hizo un lector culto y atento como lo es el doctor Carlos Ramos Núñez, que en un post muy entusiasta daba sobradas razones para acometer la lectura de su voluminosa trilogía sobre Escipión el Africano. Luego de concluir esta, le metí el diente a los dos primeros volúmenes de su segunda trilogía sobre Trajano, el primer emperador hispano de Roma. Como anunció en su momento la editorial Planeta, hace unos días salió a librerías de España el esperado tercer volumen, con lo cual la espera de miles de sus seguidores (entre los que me cuento) ha concluido. Solo nos queda esperar que no tarde en llegar pronto a estas tierras un libro del cual su propio autor ha dicho: "Es la novela más completa y de la que más orgulloso estoy hasta la fecha", con lo que la espera se hará más angustiante.


Tom Zuidema (1927-2016)

Un amigo me escribe para comunicarme una lamentable noticia: el antropólogo e historiador Tom Zuidema ha fallecido. Especializado en la cultura inca, Zuidema llegó al Perú en los años 50 y desde entonces se dedicó a investigar y estudiar con tesón la organización social, cultural y económica de esta cultura, esfuerzo que derivaron en una serie de trabajos y publicaciones que hoy se consideran imprescindibles para los especialistas en la materia. Su obra, tan polémica como innovadora, permitió abrir debates y discusiones con sus críticos y seguidores de un modo que permitió ampliar los horizontes sobre el tema. En el 2007, Zuidema, muy vinculado al Perú, donó parte de su biblioteca personal al Cusco, siendo la biblioteca del Centro Bartolomé de las Casas de esa ciudad la recipendiaria de la donación. Su última actividad oficial en el país fue la presentación, en diciembre de 2014 en la Biblioteca Nacional, de "El calendario Inca. Tiempo y espacio en la organización ritual del Cusco. La idea del pasado", una voluminosa obra de más de 900 páginas publicadas por el Fondo Editorial del Congreso de la que muchos hablan y que pocos han podido reseñar habida cuenta de lo intrincado que en ocasiones resultan sus investigaciones y libros. Con todo, la deuda que el Perú tiene con este peruanista holandés es enorme. Ojalá sepamos honrarla y reconocerla. Descanse en paz.