Japón dona más de un millón de dólares para preservar restos arqueológicos y museo de Pachacamac

Lima, jul. 5. Japón cooperará con Perú en la preservación de los restos arqueológicos de Pachacamac, así como en la conservación de su Museo de Sitio y con el bienestar de la población aledaña a dicha zona histórica, ubicada en el valle de Lurín.

Con tal fin, la ministra de Relaciones Exteriores, Ana Mária Sánchez, y el embajador Tatsuya Kabutan, firmaron e intercambiaron documentos al respecto.

Este apoyo está destinado a la adquisición de equipamiento con miras a promover el desarrollo económico y social del Perú a través de la promoción cultural, la cual se concretó gracias a la donación de 148 millones 900 mil yenes (US$ 1.4 millones aproximadamente) del pueblo japonés.

>>> Seguir Leyendo... >>>

El pasado lunes 15 de febrero del 2016 se llevó a cabo la inauguración del nuevo Museo del Santuario Arqueológico de Pachacamac, proyecto implementado por iniciativa del Gobierno peruano. La cooperación económica japonesa busca impulsar estos esfuerzos para la adecuada conservación y difusión de la milenaria cultura del Perú.

Tras hacer referencia a los 142 años de relación bilateral Perú – Japón, la canciller Ana María Sánchez destacó la cooperación que el país asiático brinda en el tema cultural y señaló que estará centrada en tres aspectos.

El primero se orienta a la conservación de los restos arqueológicos de esta localidad, ubicada al sur de Lima. En segundo término, se apoyará la conservación de las piezas de cerámica y textiles preincaicas que allí se encuentran, y finalmente se promoverá la difusión de la importancia de este lugar entre los pobladores de la zona, a través de equipos audiovisuales.

Por su parte, Kabutan señaló que la implementación de esta infraestructura permitirá que los residentes en el Valle de Lurín “entiendan mejor” las características del santuario de Pachacamac y también “mejoren su calidad de vida”.

El diplomático nipón afirmó que la inauguración del Museo de Sitio de dicho lugar, en febrero, “llamó la atención en todo el mundo”. Recordó también que estaos restos arqueológicos fueron visitados por el príncipe Fumihito Akishito y su esposa Kiko, cuando llegaron a Perú, hace dos años.

“Incluso yo lo he visitado dos veces y ya no confundo la palabra Pachacamac con la sabrosa pachamanca”, comentó el embajador Kabután.


0 comentarios:

Publicar un comentario