"Animales literarios", de Alonso Rabí

Como saben, la entrevista es uno de los géneros periodísticos más difíciles que existen. Hay gente del oficio que cree que, tratándose de un autor y su libro, todo se resume a preguntar "¿De qué trata su libro?" (hay un post memorable de Gustavo Faverón sobre esto que todo periodista debería leer). O, peor aún, que se trata de preguntar tres o cuatros obviedades que el periodista supone tontamente el lector debe saber o enterarse. Pero lo que más jode son las entrevistas en las que el periodista simplemente no sabe nada de nada y pregunta cosas que el entrevistado no sabe si pensar si le están tomando el pelo o el editor que envió al periodista no conoce cuál es el oficio o tema del entrevistado. En fin, hay de todo en la villa del señor como dice el refrán. Tanto así que son contados con los dedos de una sola mano los auténticos entrevistadores, esos que hacen confesar lo inconfesable a sus entrevistados, declarar para la grabadora lo que callan en todos los idiomas y que le arrancan su más íntimo secreto al que al día siguiente nadie sabrá donde ubicar. Pero de todas las formas de la entrevista periodística que existen, ninguna más difícil de lograr, de alcanzar en excelencia, que la entrevista literaria.

>>> Seguir Leyendo... >>>

Esta es una forma de interrogación que exige buenos lectores, periodistas bien enterados y, sobre todo, entrevistadores que logran hacer que el escritor que admiramos tanto lo admiremos todavía más por las respuestas que da a una pregunta bien hecha y mejor pensada.

Todas estas virtudes las tiene mi amigo Alonso Rabí, quien ha entrevistado a cuanto novelista, poeta y cuentista se le ha cruzado en el camino de un modo inteligente, apasionado y honesto que yo siempre me he preguntado porque solo reunió 17 de esas entrevistas en un libro y no todas, o un poco más.

Pero como yo sí creo que cada entrevista suya es de antología, solo por las diez nuevas que trae la nueva edición que presenta este miércoles 23 a las 7:00 p.m. en el Centro Cultural de la Municipalidad de San Isidro (Biblioteca del parque El Olivar, Av. La República 455) voy a comprarlo nuevamente. Y esta vez sí voy a hacer que me lo firme.

¡Ya pues, Alonso! ¡No te hagas el divo y fírmame tu libro esta vez! ¿Sí?


0 comentarios:

Publicar un comentario