Nuestros revisionistas

Mañana se cumplen 16 años de la vergonzosa renuncia por fax de Alberto Fujimori a la presidencia del país cuando se hallaba asistiendo a una cumbre de la APEC en Brunei. Luego de su bochornoso acto, se dirigió al Japón en donde posteriormente intentó postular al parlamento japonés habilitado por su doble nacionalidad con la intención de blindarse aún más luego de su fuga, que es lo que realmente fue su viaje a la cumbre APEC. Desde entonces hasta la fecha de hoy, los fujimoristas en pleno han desmentido que Fujimori haya renunciado por fax, que lo hizo en una carta dirigida al Congreso, que esa es una vil mentira inventada por sus opositores políticos. Pero como se cuenta muy bien en esta nota de El Comercio, sí lo hizo; hizo ambas cosas: comunicar al Congreso su renuncia a la presidencia del país por medio de una carta desde un país extranjero e informarle a su premier de entonces, Federico Salas Guevara, tal renuncia a través del famoso fax que nadie debía conocer pero que todo el mundo leyó. Así es, en esencia, como ocurrieron las cosas, y no como le gusta al fujimorismo contarla. Y es que este grupo político gusta tanto de tergiversar y cambiar la historia que son nuestros campeones olímpicos en revisionismo histórico. Solo otro grupo político, que casualmente hoy son sus aliados políticos, compiten con ellos en esta forma de revisionismo. Pero tantos unos como otros olvidan o quieren convenientemente olvidar que la corrupción no entrega factura, las ejecuciones extrajudiciales tampoco dan certificados de defunción y que en las fugas masivas de cárceles de alta seguridad no median permisos de salida, ni impresos ni orales, solo basta con hacerse de la vista gorda. Como lo hacen cada vez que que se les muestra lo evidente ante sus ojos y ellos no ven nada, y todo lo califican de odio político y 'leyendas urbanas'. Así de simple.


0 comentarios:

Publicar un comentario