San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Publican libro sobre el rol de las mujeres en la época prehispánica

Chiclayo, feb. 28. El rol de las mujeres en la época prehispánica en la costa norte del país es abordado en la publicación del libro titulado: “Chornancap, palacio de una gobernante y sacerdotisa de la cultura Lambayeque”, informó Carlos Wester, director del proyecto de investigación Chotuna-Chornancap.

Indicó que el Ministerio de Cultura, a través de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp - Lambayeque, financió la publicación de este compendio que reúne información científica que explica la complejidad e importancia de una residencia de élite de la cultura Lambayeque que sirvió como espacio de prácticas de rituales y mausoleo de una gobernante mujer.

>>> Seguir Leyendo... >>>

"Esta es una publicación que, a diferencia de muchas que se han realizado, trata de un tema que no se ha tocado a lo largo de la arqueología peruana, y que se ha empezado a poner de manifiesto en los últimos 20 años. Tiene que ver con investigar el papel, el rol de las mujeres en la historia antigua de nuestro país y especialmente en la costa norte”, destacó.

Wester recordó que las investigaciones que se realizaron por el especialista Luis Jaime Castillo en la zona de San José de Moro, en la región La Libertad, permitieron que se conozcan las tumbas de mujeres muy importantes de la época Mochica Tardío. Además, en el año 2004 el arqueólogo Régulo Franco excavó la tumba de la Dama de Cao.

“Nosotros conocíamos a través de los cronistas la presencia de mujeres importantes de la aristocracia del siglo XVI, llamadas 'Las capullanas', mujeres con mucho poder y autoridad. Pero en el caso de la cultura Lambayeque, teníamos un vacío donde no se podía hablar de un tema de género con un rol protagónico de mujeres. Estamos hablando de las tumbas de Sicán, de la tumba este y oeste con personajes masculinos", comentó.

Sin embargo, dijo que con el apoyo del Ministerio Cultura se excavó en Chotuna-Chornancap en los últimos diez años, y en octubre del 2011 se descubrió la tumba de un personaje femenino de aproximadamente los siglos XII y XIII después de Cristo, lo que permitió entender el rol de las mujeres en la época Lambayeque”, sostuvo.

El investigador refirió que esta investigación constituye un proceso muy largo que abarca el periodo Mochica horizonte medio y la época Lambayeque hasta la época en que los conquistadores españoles llegaron al país.

“Este volumen de 430 páginas ilustradas trata los detalles de la sepultura de la sacerdotisa de Chornancap, el valor de los objetos a nivel simbólico, de las explicaciones que tienen estos objetos en el conjunto de la tumba, así como de la relación que tiene esta mujer con otros territorios y cómo aparece este personaje en la historia. También se plantea si es que hay alguna posibilidad de que tenga una relación ancestral; es decir, que se convierte al morir en una divinidad o sencillamente es una mujer que por mera casualidad tiene protagonismo”, manifestó.

Wester mencionó que este compendio reúne toda la información de la que se dispone hasta el momento. “Es un volumen que tiene cuatro partes y doce capítulos. Se ha contado con una colaboración importante para la documentación gráfica y el privilegio de que el arqueólogo Alfredo Narváez, especialista en el tema Lambayeque, haya escrito el prólogo. Además, la presentación estuvo a cargo del doctor Luis Jaime Castillo y el comentario principal a cargo de la doctora Joanne Pillsbury, experta en arte antiguo de América, quien labora en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York”, destacó.

Distribución de ejemplares a los colegios

El investigador destacó que estos libros serán distribuidos a los principales colegios de Lambayeque. “Ha sido redactado en un lenguaje sencillo y muy accesible a cualquier lector para que llegue a la comunidad", subrayó al mencionar que la publicación demandó un plazo de 18 meses.

Precisó, que este texto ha sido traducido al idioma inglés y se ha empezado hace algunos días su difusión a nivel digital en las principales universidades de Estados Unidos, porque no se ha impreso en ese idioma, sólo en español. “Los resultados han sido muy satisfactorios y se han empezado a tener solicitudes para comprar el texto en español antes de su presentación”, apuntó.

La tumba de la sacerdotisa fue hallada en octubre del 2011 en la huaca Chornancap y se trata de una soberana o reina de la época que expresa el poder femenino en la cultura Lambayeque. Allí se encontró un fastuoso ajuar compuesto de orejeras, conchas spondylus y otras joyas. A finales del año 2012 se presentó a la comunidad nacional e internacional su rostro reconstruido.

La presentación del texto ante la prensa regional se realizó con la participación de los arqueólogos que brindaron su aporte científico, como Marco Fernández Manayalle, Manuel Curo Chambergo, Samuel Castillo y Juan Martínez, así como representantes de la Unidad Ejecutora Naylamp-Lambayeque.


Tesoros de la Sacerdotisa de Chornancap serán exhibidos en Museo de Nueva York

Chiclayo, feb. 28. Los tesoros de la tumba de la Sacerdotisa de Chornancap junto a otros objetos precolombinos, serán exhibidos en el Museo Metropolitano de Arte de New York, lo anunció el director del Museo Nacional Bruning de Lambayeque, Carlos Wester La Torre.

Se informó que en setiembre del 2017 se presentarán estos importantes bienes culturales, para ser vistos por miles de personas.

Agregó, que existe un compromiso formal de la exhibición de ocho piezas originales de la tumba de la sacerdotisa que se sumará a un lote mayor de piezas que conformarán una gran exposición sobre los "Tesoros de América".

>>> Seguir Leyendo... >>>

Precisó que entre los objetos de la Tumba de la Sacerdotisa que se exhibirán figuran copas, el cetro, la corona y un par de orejeras.

“Todavía no existe la autorización para su salida porque se está en el proceso del convenio que se tendrá que suscribir entre los organizadores y el Ministerio de Cultura”, comentó en diálogo con la Agencia Andina.

Mencionó, que se coordinará todo el tema de seguridad para el traslado de este valioso patrimonio cultural de la Nación que permanecería hasta mayo del 2018 en Estados Unidos.

Advirtió que sería la primera vez que los tesoros del ajuar funerario de la Sacerdotisa de Chornancap traspasaría la frontera del país.

“Hay mucho interés en ese país, que ha empezado con el Libro que muestra los resultados de las investigaciones científicas de la Tumba de la Sacerdotisa de Chornancap que se complementaría con el traslado de las piezas”, comentó.

Renovación de Sala

Por otro lado, en el Museo Bruning de Lambayeque se presentó la renovada Sala donde se exhibe al público las más de 300 piezas de cerámica y metal como aleaciones de oro, cobre, plata que son parte del ajuar funerario de la Tumba de la Sacerdotisa de Chornancap.

“Aquí existe más seguridad y control para que el contexto funerario se pueda lucir ampliamente, donde se presenta en un ambiente la primera parte de la introducción de la investigación con los iniciales hallazgos. Los objetos están distribuidos en el orden en que fueron apareciendo en la sepultura”, indicó.

Mencionó que luego existe un corredor que conecta los dos espacios a través de la presentación de una alegoría marítima donde se presenta otros bienes que son parte de los elementos rituales como copas, vasos acompañado de información gráfica.

“Esta Sala ha sido abierta hoy coincidiendo con la presentación de Libro de Chornancap, para que el público puede empezar a disfrutar de la colección en toda su magnitud”, aseguró.

No concluye aún restauración del total de bienes de la Tumba de la Sacerdotisa

En otro momento, el especialista informó que aún no se concluye la restauración del total de bienes hallados en la tumba de la Sacerdotisa de Chornancap.

Advirtió, que la labor de restauración de piezas es muy lento por su minuciosidad en el trabajo.

“Por ejemplo una litera con un personaje sentado hallado dentro del fardo funerario que estaba totalmente desarticulada, tardó su recuperación unos cuatros meses. Se trata de un elemento simbólico que aparece en la tumba y dentro del fardo”, sostuvo.

Recordó, que existen piezas cuya restauración demandó un tiempo de unos siete meses como el caso de la máscara. “Tenemos una escasez de conservadores de metales”, acotó.

La tumba de la sacerdotisa fue hallada en octubre del 2011 en huaca Chornancap (Lambayeque) y, se trata de una soberana o reina de la época que grafica el poder femenino en la cultura Lambayeque.

Fue hallado con un fastuoso ajuar entre orejeras, conchas spondylus y joyas. A finales del año 2012 se presentó a la comunidad nacional e internacional su reconstruido rostro.


¿Es Spotlight un film anticatólico?

Cuando en 1997 se le concedió el Premio Nobel de Literatura a Darío Fo, el dramaturgo italiano acérrimo crítico del capitalismo, la mafia y el Vaticano, L'Osservatore Romano (el diario oficial del Vaticano) editorializó que lamentaba profundamente la decisión de la Academia sueca y que no se explicaba cómo, habiendo tantos autores a quien premiar, se le hubiera dado el premio a Fo. Por supuesto, las críticas y respuestas a ese penoso editorial vinieron de todo el mundo. Hoy, tras el triunfo de Spotlight en los Oscar de anoche, ha sido más cauto y se ha apresurado a 'poner el parche', como decimos acá, y a aclarar que la película "no es un filme anticatólico". Y yo, como ustedes seguramente, me pregunto quién dijo o afirmó tal cosa. El film no denuncia al catolicismo, sino a sus autoridades, a una alta jerarquía que no solo permitió el abuso sexual de menores al cambiar a los responsables de estos una y otra vez de parroquias, sino también que los encubrió de un modo tan diligente que ha evitado que estos respondan a la justicia por años. Esto es lo que denuncia el reportaje del Boston Globe y que cuenta la película. En ningún momento ni uno ni otro ataca al catolicismo como tal, sino a sus representantes, una acusación que llega hasta al ahora santo Juan Pablo II. Más aún, en el texto que firma Lucetta Scaraffia (inteligentemente, L'Osservatore Romano ha evitado esta vez editorializar y ha dejado el asunto de aclarar las cosas a sus periodistas vía columnas de opinión), se menciona el esfuerzo "largo y tenaz" de Joseph Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación por la doctrina de la fe y como Papa, contra la pedofilia en la Iglesia Católica y las "dificultades" para frenarla o castigarla. Lo que en buena cuenta significa un reconocimiento explícito que el enemigo a combatir no es la doctrina católica sino sus representantes ("demasiado a menudo la institución eclesiástica no ha sabido reaccionar con la necesaria determinación frente a estos crímenes", confiesa). Bastante cínico suena, sin embargo, que aclare que la pedofilia es una lacra que no es exclusiva de ellos, sino que esta también existe en las familias, en los círculos deportivos y en las escuelas laicas ("Los ogros no llevan exclusivamente el vestido talar"), para insistir en algo que ya parece un dogma como el de la infalibilidad del Papa: "La pedofilia no deriva necesariamente del voto de castidad". No, no deriva necesariamente, pero vaya que la fomenta. El texto concluye que todavía hay confianza en la institución católica y en la 'limpieza' que esta realiza para que hechos abominables como los que retrata la película no se repitan. Si realmente quieren que les creamos, que saquen de su dorado 'retiro espiritual' a Luis Fernando Figari, fundador del Sodalicio de vida cristiana, acusado de haber cometido decenas de abusos contra miembros de esta comunidad cuando aún eran menores de edad, y entréguenlo a la justicia peruana. Sería el mejor editorial que el Vaticano podría firmar.


Porqué hay que celebrar el Oscar a Mejor Película de Spotlight

No quiero subirme al carro de los vencedores pero me alegra enormemente que el Oscar a la Mejor Película este año haya sido para Spotlight, la película que relata la historia del grupo de periodistas que investiga y denuncia el abuso sexual de miles de menores por parte de sacerdotes y cómo estos abusos fueron encubiertos por la Iglesia Católica (investigación que les mereció en su momento un premio Pulitzer). Sin embargo, lo que hay que decir claramente y en voz alta es que este es un premio que reconoce lo mejor del periodismo y no al periodismo en general como algunos ingenuamente creen (quienes hayan visto la película saben sobradamente de qué hablo). Es decir, al auténtico periodismo, encarnado en el equipo de investigación de un diario, el Boston Globe, y no a ese tipo de periodismo bobo, farandulero, fotogénico y emasculador que aquí abunda y que está celebrando como si se reconociecen ellos en el premio. Amigos, cuando piensen en Spotlight piensen en gente como la de OjoPúblico, IDL-Reporteros o Convoca, que son, entre nosotros, el último reducto del verdadero periodismo. El resto es solo una concentración de diarios y medios que ha decidido qué debemos leer, cuando debemos pensar, aquién escuchar y de quién debemos conocer hasta los colores de sus sábanas, confundiendo el fin mismo del periodismo con el entretenimiento como norma y el ocio mental como regla. Así que no resulta exagerado decir que el Oscar de esta noche los alcanza, reconoce y premia también a ellos, a nuestros periodistas de investigación que tanto dolores de cabeza les produce a los políticos de pacotilla, amenazan los intereses de pocos que siempre son en detrimento del de muchos y que abominan de la corrupción como el diablo del agua bendita. Se los aseguro, ellos también han ganado hoy.


Sobre plagios, candidatos y ser historiador en el Perú

El día de ayer la revista Caretas publicó un informe sobre la evidencia de más plagios académicos por parte de representantes y candidatos del partido que postula a la presidencia del país al campeón de ellos, César Acuña. El informe, que ya están rebotando varios medios de comunicación, aunque escueto, resulta no menos contundente sobre lo que parece una práctica extendida entre los miembros de esa agrupación política.

Aunque resulta escandaloso la denuncia que hace el mismo del plagio completo de una tesis, yo me quiero referir a otro caso que cita Caretas y que es el de la historiadora Maribel Arrelucea que fue víctima de plagio por parte de una conocida animadora de televisión, Zelmira Aguilar, que utilizó gran parte de sus investigaciones sobre el tema de la esclavitud (específicamente del libro “Replanteando la esclavitud. Estudios de etnicidad y género en Lima borbónica”) recurriendo al método preferido por los dueños de lo ajeno: el parafraseo. Si bien el informe utiliza el condicional (“tendría citas, ideas y fuentes mal citadas del libro Replanteando la esclavitud…”), y despacha el asunto en apenas un párrafo, lo cierto es que, para quienes conocen el caso, el asunto resulta mucho más grave. Un escándalo en el que la cereza del pastel radica en el hecho de que el ‘ensayo’ de Aguilar ganó un tercer puesto en un concurso promovido nada menos que por el ministerio de Educación y fue impreso por este con los trabajos ganadores para ser utilizado por los estudiantes peruanos como material de trabajo. De lo que se concluye que no hay profesión u ocupación que sea más ingrata, menospreciada y peor pagada que la de ser historiador o historiadora en el Perú.

>>> Seguir Leyendo... >>>

De todos los reveses o maltratos mencionados que sufre un historiador en nuestro país, el peor es, sin el menor resquicio de duda, el del plagio o el escamoteo descarado que los huérfanos de ideas propias hacen de investigaciones que han llevado años de duro trabajo y trajín por archivos y bibliotecas, desempolvando documentos antiquísimos como el tiempo, echando a perder su vista al descifrar la escritura endemoniada de papeles que acumulan polvo, humedad y hongos mucho antes de que todos nosotros naciéramos. Todo esto se puede comprobar revisando y comparando los libros de Arrelucea y Aguilar, “Mujer negra, esclava y resistencia” (la animadora publicó posteriormente su ensayo como libro) en el que las pruebas saltan como los conejos del sombreo de un mago.

Aguilar cita, por ejemplo, documentos del Archivo Arzobispal que, obviamente, ella nunca consultó y mucho menos leyó; documentos que sí constan en el libro de Arrelucea con la nomenclatura correcta que Aguilar equivoca al fechar su ensayo en 2012, cuando la nomenclatura de estos había cambiado muchos años antes, prueba de que utilizó los documentos que figuran en el libro “Replanteando la esclavitud…” y que no son de una cosecha propia en el caso de la primera. Y como si quisiera dejar constancia impresa de que jamás leyó documento alguno y solo utilizó lo ajeno, parafrasea de estos la misma información que figura en la investigación de Arrelucea, pero sin mencionarla y mucho menos sin hacer referencia archivística alguna de dónde proceden los datos que enumera. Como este, son muchos los casos o causas sobre esclavos a los que se refiere Aguilar pero sin citar los documentos en los cuales se basa para ‘construir’ su texto por el sencillo hecho de que son documentos extraídos del libro de Arrelucea que ni siquiera la ‘autora’ se toma la molestia de mencionar en su texto.

Y por si esto fuera poco, tratándose de un ‘ensayo’, Aguilar comete la tontería de introducir diálogos imaginarios que pasa por reales, lo que en buena cuenta significa que convierte un documento histórico y el trabajo serio y escrupuloso de una historiadora en el capricho de su imaginación.

Como ya mencioné, este es el tipo de trabajo que el ministerio de Educación premió y reconoció, con lo que a los reveses que sufre el trabajo intelectual de los historiadores por parte de alumnos, editores o periodistas inescrupulosos se suma ahora el de nuestras autoridades, lo cual termina siendo muy desalentador. Tanto que tal vez a este empeño casi de locos en su profesión se deba la tremenda admiración que me inspiran muchos amigos y amigas que se dedican a hurgar en nuestro pasado pese a que lo traten peor que a hijo de vecino, como decía mi madre.

¿Debe sorprendernos que esta misma persona postule al Parlamento Andino por el partido que lidera quien tiene ahora mismo tantas acusaciones de plagio que hacen tambalear su candidatura? Creo que no. Lo que sí debe es preocuparnos que gente con esta ligereza por el trabajo ajeno pretenda convertirse en funcionarios públicos. Sentaría tan mal precedente. Uno realmente nefasto.


Este martes presentan en el MALI el disco "La música en tiempos de Martín Chambi"

Por gentileza del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), me acaba de llegar el disco "La música en tiempos de Martín Chambi", cuya edición ha estado a cargo de Gérard Borras (director del IFEA) y Fred Rohner (docente e investigador de la PUCP), dos historiadores que se han abocado a la ciclópea tarea de reconstruir y recopilar nuestro pasado musical de una manera tan escrupulosa como erudita. Una publicación que constituye el perfecto complemento del extraordinario libro editado para la exposición "Chambi" (que concluye este 14 de febrero en el Museo de Arte de Lima, MALI), y que no hace sino resaltar uno la importancia del otro. Hay que señalar que el disco es una edición conjunta del IFEA, el MALI, el IDE-PUCP (Instituto de Etnomusicología de la PUCP) y el CRAEC (Centre de Recherche sur l´Amérique Coloniale de L´Université Sorbonne-Nouvelle, París). El disco será presentado este martes 9 de febrero en el Auditorio AFP del Museo de Arte de Lima, a las 19:30 h. Los presentadores serán Gérard Borras y Fred Rohner quienes hablarán sobre "La música en tiempos de Martín Chambi: Indigenismo y modernidad". Natalia Majluf, directora del MALI, será la moderadora. ¡No falten!