Y usted, ¿nació mujer?

En algunas biografías de Darwin se suele encontrar la anécdota que cuenta que, en medio de un acalorado debate en una sociedad científica de Londres, quien dirigía el debate le pregunto al autor de "El origen de las especies", luego de oírlo exponer su teoría, si él descendía del mono por parte de su padre o de su madre. La anécdota, por supuesto, es apócrifa, pero aún hoy hay quienes creen que la historia es cierta porque el ambiente cultural de la época, cerrada al cambio y a la demolición de dogmas, impedía entender y aceptar una teoría tan revolucionaria como evidente (los propios avances de las ciencias parecían confirmar lo que sostenía Darwin), sumado a una profunda ignorancia e incomprensión de lo que este realmente planteaba y trataba de explicar. Es exactamente lo mismo que ocurre hoy, más de ciento cincuenta años después, aquí, en nuestro país, donde una congresista, Nelly Cuadros, le hace a la ministra de Educación, Marilú Martens, que había acudido al Congreso para exponer el enfoque de género en el currículo escolar, la pregunta más desopilante y absurda que puede hacer cualquiera que carezca de algo de criterio: “¿Usted nació mujer?”. Con lo cual queda más que claro que la época de oscurantismo e ignorancia se ha instalado en el Congreso, y que aún hoy hay quienes tienen licencia para hablar de lo que no se sabe o no se entiende y que, más increíble todavía, reciban un suculento sueldo de miles de soles (extraídos de nuestros impuestos) para hacer preguntas como esta en nombre de nuestros hijos. Cuando pienso en esto y que estamos a escasos cinco años de celebrar nuestro Bicentenario como república, como un país que hace doscientos años decidió ser dueño y señor de su destino, me pregunto qué clase de país finalmente hemos resultado siendo si desde el primer Poder del Estado se promueve la ignorancia como un nuevo producto nacional de bandera.

0 comentarios:

Publicar un comentario