San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Conferencia sobre "Poderosos y corruptos. Hombres y redes en el Perú del XVII"

Los Jueves Historiográficos que organiza la especialidad de Historia de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas y la Maestría en Historia de la PUCP van estar más que interesantes el próximo jueves 25. Ese día hablará Ismael Jiménez en torno al tema “Poderosos y corruptos. Hombres y redes en el Perú del XVII”. La cita es en el aula H-104 de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de esa casa de estudios. Las personas externas a la PUCP que deseen asistir pueden hacerlo inscribiéndose indicando su nombre completo, DNI, institución a la que pertenecen y especialidad en el siguiente correo electrónico: jueves-historiograficos@pucp.pe Se le responderá de acuerdo a la capacidad de aforo.

V Congreso Nacional de Historia: Debate Asociación de Historiadores del Perú (Parte 1)

Durante el V Congreso Nacional de Historia, realizado en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, se discutió la creación de una Asociación Nacional de Historiadores como contrapropuesta a la del Colegio de Historiadores. El debate generado al respecto ilustra bastante bien las posiciones en torno a este Colegio que existen. Esta es la primera parte de aquel debate (la Mesa de trabajo se realizó el 9 de agosto de 2012).

V Congreso Nacional de Historia: Debate Asociación de Historiadores del Perú (Parte 2)

Esta es la segunda parte (y la más interesante) del debate sobre la creación de una Asociación Nacional de Historiadores como contrapropuesta a la del Colegio de Historiadores (la Mesa de trabajo se realizó el 9 de agosto de 2012).

Diez cosas que hay que saber sobre el Colegio de Historiadores del Perú

NOTA: En el 2012, en la primera no tan lejana ocasión en que se pretendió la creación del Colegio de Historiadores, se escribió mucho al respecto, tanto a favor como en contra. Por mi parte traté de resumir mi oposición a esa iniciativa en estas diez razones que ahora rescato y que siguen siendo tan validas como aquella vez. Ojalá que esta tercera intentona naufrague como las dos anteriores:

Sobre el intento de crear un Colegio Profesional de Historiadores del Perú se ha escrito mucho y seguramente se seguirá escribiendo más en los próximos días. Ya sea que se haga a favor (en escasísimas ocasiones) o en contra (la mayoría de veces), resulta una verdad evidente que el Colegio sigue y seguirá despertando una gran desconfianza en el gremio de historiadores (lo que constituye la mayor de sus contradicciones). De este modo, resulta una verdad de Perogrullo afirmar que su inminente y probable aprobación solo alegrará a sus promotores que son un grupo muy reducido de colegas que se han atribuido una prerrogativa que en modo alguno les pertenece: la representación nacional de la profesión. Así que, a pesar de la abundancia de opiniones en contra y ante la contumaz actitud del Congreso en proseguir con este despropósito, conviene resumir las ideas centrales por las cuales muchos de nosotros nos oponemos a este arbitrario proyecto que solo terminará perjudicando a la investigación histórica en el país.

>>> Seguir Leyendo... >>>

1. La propuesta pretende asegurar un puesto de trabajo a quien se licencia en Historia y no precisamente al que investiga. Es decir, protege al Licenciado en Historia y no al historiador. De este modo, como ocurre con otras profesiones, nuestras universidades terminarán evacuando licenciados en Historia como, por ejemplo, evacúan abogados sin que eso responda a las necesidades del mercado laboral o signifique, necesariamente, un avance de la investigación histórica en el país.

2. Desde el proyecto primigenio hasta el último aprobado el 5 de marzo de los corrientes, la propuesta establece que “la colegiación es indispensable para el ejercicio de la profesión de historiador” y que, por ende, solo pueden colegiarse aquellos que ostenten el título de licenciado en Historia. Con esto se niega el derecho al trabajo de muchos investigadores sociales que han hecho de la investigación histórica su campo de trabajo y estudio durante muchísimos años. Una violación constitucional que además se convierte en una obstrucción al desarrollo de la ciencia histórica en el país.

3. De lo anterior se deduce que tanto los promotores de esta iniciativa como los congresistas que la han hecho propia en la Comisión de Educación, desconocen por completo la naturaleza de la investigación histórica al negarle su carácter multidisciplinario. No se es historiador por haber estudiado historia en una universidad exclusivamente, sino por contribuir al desarrollo de la ciencia histórica con investigaciones y trabajos que aporten al mismo.

4. Con argumentos de carácter histórico, primero, y legal, después, los responsables de la elaboración del proyecto de ley han tratado de convencer a la ciudadanía de la conveniencia y necesidad de contar con un Colegio Profesional que vigile el ‘correcto’ desempeño de la profesión. Con esto no solo se confunde al público sino que se distorsiona el sentido de la profesión de historiador al equipararla al de un médico, un abogado o un ingeniero. Esto constituye un gravísimo peligro para todos los que se dedican a la investigación histórica habida cuenta de que esta es, ante todo, un ejercicio del pensamiento y una forma de expresión de ideas, teorías, hipótesis y propuestas que no pueden estar sujetas a un ‘tribunal de honor’ sin temor a recibir una ‘sanción’ o una demanda judicial por expresarlas. Así, el proyecto amenaza la libertad de expresión de todos los intelectuales en el país.

5. La defensa de la profesión de historiador es uno de los himnos de batalla que entonan los impulsores y defensores del proyecto del Colegio de Historiadores. Lo que hasta ahora no han podido explicar o demostrar fehacientemente quién o quiénes amenazan el trabajo de historiador o quienes obstaculizan la investigación histórica en el país. Lo que sí ha quedado demostrado es que lo que ellos conciben como una amenaza (el ‘intrusismo’ profesional) en realidad es lo que ha enriquecido la investigación histórica en los últimos años. En ese sentido, sus promotores han confundido o quieren hacer creer a todos que la defensa de un hipotético puesto de trabajo, presente o futuro, es la defensa de la investigación histórica en el país.

6. A tenor de lo anterior, el Proyecto y sus impulsores revelan una manifiesta intención de controlar puestos de trabajo (en el campo público o privado), eliminar toda forma de meritocracia, cerrarle el paso a la contribución de otros cientistas sociales y, lo que es más penoso, negar el aporte de todo aquel que haya contribuido al conocimiento de nuestro pasado solo por carecer del título de licenciado en Historia. En pocas palabras, un Colegio de Historiadores como el que concibe este proyecto solo empobrecería y haría retroceder décadas la investigación histórica en el Perú.

7. La obcecada insistencia en privilegiar el título de licenciado en historia antes que el de doctor o magíster para ‘ejercer la profesión de historiador’ en el Perú, esclarece que lo que se pretende con la creación de este Colegio es beneficiar a un determinado sector de los historiadores peruanos en detrimento de la ciencia histórica y de los investigadores propiamente dichos. En ese sentido, el proyecto busca beneficiar a quien estudia historia y no a quien la hace.

8. Quien revise los textos de los dos proyectos de ley que crea el Colegio de Historiadores podrá comprobar la existencia del tufillo revisionista que lo impregna o anima. O sea, lo que debiera ser la creación de un ente nacional de defensa de la profesión está sirviendo y servirá como caballo de Troya para instaurar entre nosotros la existencia de un pensamiento único y oficial bajo el argumento de que “es urgente escribir el verdadero pasado de los pueblos”. Tal como sucede en Argentina con la creación del Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego, aquí lo que se pretende es dictar por ley lo que será el discurso historiográfico de las próximas décadas.

9. El largo camino que ha recorrido esta propuesta en el Congreso ha sido de poco más de dos años, tiempo en el cual la Comisión de Educación hubiera podido, si quisiera, recabar la opinión de las escuelas universitarias de Historia, la Academia Nacional de la Historia, el Archivo General de la Nación, además de algunos de los muchos institutos representativos que existen dedicados a la investigación histórica. Sin embargo, como se puede comprobar leyendo el texto dado a conocer, todas estas instituciones no han manifestado ni su apoyo ni su rechazo. Han obviado el asunto de un modo casi olímpico, tal vez porque de lo inviable que resulta, dedicarle tiempo a su discusión resultaría poco menos que ocioso. En todo caso, extraña sobremanera que se insista en un proyecto con carácter nacional que solo cuenta con el apoyo de quienes lo promueven.

10. Contra viento y marea, los promotores del Colegio de Historiadores del Perú han logrado que hasta en dos ocasiones se discuta en la Comisión de Educación del Congreso el proyecto de ley que lo crea, a pesar de las muchas críticas y opiniones en contrario que dicho proyecto ha recibido, precisamente, del colectivo de historiadores. Esto solo pone en evidencia que el grupo que la impulsa cuenta con el debido apoyo político que vela por sus intereses particulares y no el de todos los historiadores peruanos. Un grupo muy reducido e identificable que solo busca lucrar con la condición de historiador antes que contribuir al desarrollo de la historiografía nacional.


¡Otra vez el dichoso Colegio de Historiadores!

Uno de los mayores despropósitos jurídicos y culturales de los últimos años ha vuelto a asomar su cabeza en el mundo académico esta semana. Otra vez, y esta vez con el apoyo de un congresista de la izquierda parlamentaria (ayer lo fue con el de uno de la derecha más recalcitrante, lo que en buena medida revela que a los responsables de este despropósito les tiene sin el menor cuidado con quien aliarse con tal de lograr sus objetivos), los promotores de un Colegio de Historiadores han logrado presentar otro proyecto (el tercero) que crea este cuerpo colegiado que única y exclusivamente busca asegurarles un puesto laboral a quienes lo impulsan. Si leen punto por punto el tenor del Proyecto se darán inmediatamente cuenta lo absurdo de la existencia de este Colegio de Historiadores. Más aún, la terquedad de quienes insisten en él, rayana en la estupidez, es simplemente incomprensible tratándose de historiadores. Hay disposiciones en él (como la primera complementaria) que son un atentado a la libertad de expresión y que solo por eso debería ir al tacho de la basura. Otros son de una ignorancia verdaderamente supina, como el artículo 2 del mismo que, supongo yo, fue escrito o sugerido por alguien que no tiene la mínima idea de que es ser historiador, aquí o en cualquier otra parte del mundo. Yo confío en que, como en las dos ocasiones anteriores, este Proyecto merezca el destino que merece; es decir, el del tacho de la basura y que no tengamos que sentir, por culpa de gente obtusa y preocupada exclusivamente en su beneficio personal y no en el desarrollo de la historia en el país, la vergüenza ajena que algunos colegas nos provocan.

Publican el primer volumen del “Diario de noticias sobresalientes en Lima”, el periódico más antiguo de las Américas

Tras una década de estudios y trabajos coordinados entre Lima y Nueva York, los profesores José A. Rodíguez Garrido (Pontificia Universidad Católica del Perú) y Paul Firbas (Stony Brook University) publican el primer volumen del periódico más antiguo de las Américas: el Diario de noticias sobresalientes en Lima y Noticias de Europa. Este primer volumen de casi 400 páginas comprende los años de 1700 a 1705, incluye 31 diarios de la ciudad de Lima y 13 noticias de Europa, además de un estudio introductorio, notas explicativas y una docena de ilustraciones. A diferencia de otras ediciones de textos periodísticos antiguos, como la Gacetas de Lima o el Mercurio Peruano, que fueron editados en forma facsimilar, en este caso el Diario se nos ofrece en una moderna transcripción que respeta las particularidades de la lengua de le época, hecha con criterios filológicos.

El libro estará disponible en una edición impresa limitada, de carácter no venal, y en versión digital gratuita en pdf accesible a través de internet. Se publica en la colección Batihoja de la editorial IDEA (Instituto de Estudios Auriseculares) de Nueva York, con el apoyo de las universidades de los editores y la Universidad de Navarra (GRISO), el Proyecto de Estudios Indianos de la Universidad del Pacífico y la Fundación Obra Pía de los Pizarro. El segundo volumen saldrá a principios de 2018 e incluirá el resto de los periódicos impresos en Lima entre 1706 y 1711. Esta publicación forma parte de un proyecto más amplio que incluirá además la realización de un congreso internacional, la publicación de un volumen de estudios, y el desarrollo de una plataforma de humanidades digitales sobre impresos sueltos del siglo XVIII.

Los Diarios y Noticias fueron originalmente impresos en el taller de José de Contreras y Alvarado, quien era el impresor real y el único en Lima entonces, miembro de una familia que llevaba cerca de un siglo instalada en el Perú dedicada al trabajo editorial. Aunque el mismo Contreras jugó sin duda un papel importantísimo en la redacción de las noticias, la complejidad y carácter oficial de diarios exigía la intervención de varios agentes, entre los cuales probablemente se contarían los intelectuales criollos más notables de la época.

El material incluido, que ha permanecido hasta el momento prácticamente desconocido por los estudiosos, nos ofrece un caudal de información sobre los acontecimientos en Lima en los inicios del siglo XVIII y sobre los sucesos que sacudían a Europa por la misma época. Las historias locales de la ciudad, sus fiestas religiosas y celebraciones imperiales, sus temblores y alteraciones naturales, la distribución de oficios o la ejecución de justicia, la circulación de naves en las costas americanas se entrecruzan en estas páginas con la tensión política y las batallas europeas durante la Guerra de Sucesión española. Frente a la guerra europea, la imprenta de Lima desempeñó un papel político fundamental para consolidar en el continente americano la lealtad a la causa de la dinastía borbónica; pero, además de esa clara intervención oficial en la política, el periódico abunda en informaciones y narraciones sobre la cultura y la economía americanas y deja traslucir la impresionante circulación de personas, papeles y mercancías en la extensa red de la monarquía hispánica.

El libro será presentado el lunes 15 de mayo en la Universidad del Pacífico (calle Sánchez Cerro 2050, edificio I, sala 103), a las 7:00 p.m. Participarán en la presentación Paul Firbas y José A. Rodríguez Garrido (los editores del volumen), Martina Vinatea Recoba (directora del Proyecto de Estudios Indianos de la Universidad del Pacífico) y Pedro Guibovich Pérez (profesor especialista en historia colonial peruana, de la Pontificia Universidad Católica del Perú).

Algunas noticias extraídas del:

Diario de noticias sobresalientes en Lima y Noticias de Europa (1700-1711)
Volumen 1 (1700-1705).
Edición y estudio de Paul Firbas y José A. Rodríguez Garrido.
New York: IDEA, 2017, 377 páginas.

17 de diciembre de 1700:
Este día sucedió a un sacerdote, al pasar por la calle de San Andrés, reparar que a una criatura se la llevaba un golpe de agua por la acequia alta que entra al hospital; acudió a cogerla y no pudo, que ya había pasado con violencia; dio voces para socorrerla y acudiendo a lo interior del hospital, no se pudo, porque pasó aun por las casas vecinas y salió a la calle de San Bartolomé, donde una mujer piadosa la recogió y, abrigándola lo mejor que pudo, la trajo a la parroquia de señora Santa Ana, donde se reconoció ser un niño acabado de nacer por todas las señas que traía consigo. Allí le baptizaron, ponderando la misericordia de Dios de haberle conservado la vida, como a otro Moisés en medio de las aguas, pues según se hizo la cuenta, de donde se reconoció hasta donde se cogió, hay más de cuatro cuadras. Murió a los cinco días.

28 de diciembre de 1700
La iglesia de Nuestra Señora de Copacabana, fundación de los indios de esta ciudad, arruinada con los temblores de 20 de octubre, halló en la religiosa generosidad del señor Virrey su más hermosa reedificación, no reparando en gasto hasta dedicarla con toda solemnidad este día. A que concurrió toda la ciudad, no sólo por culto a la milagrosa imagen, sino por curiosidad a ver la hermosura de su crucero, media naranja, cañón principal y portada, en cuyas galantes proporciones se ven la belleza y los aseos del arte. Asistió Su Excelencia con los señores de la Real Audiencia y Cabildo. Por la tarde hubo solemnísima procesión por las calles de el barrio de San Lázaro, en que se admiraron muy costosos altares y de galante artificio. Su Excelencia quiere que sea del todo propria de los indios esta iglesia, que es lo mesmo que habérsela dado.

19 de febrero de 1701:
Avisaron de la villa de Guancavelica cómo quedaba su gobernador, el señor don Matías de Lagunes, oidor de esta Real Audiencia, enfermo de mucho riesgo y sin esperanza de vida. Esta noche se sintió como a las nueve un recio temblor, y después a las dos de la mañana comenzó a caer tan fuerte aguacero, que a muchos dio cuidado y levantó de las camas. Son mangas de agua que se desmandan de la sierra. El río de Lima ha venido más caudaloso y crecido que en otros años; hase llevado las tomas por donde se riegan los valles de Surco, Maranga y la del Molino de la Alameda.

20 de febrero de 1702:
Viose una nueva señal en el cielo, que pareció traer su movimiento de Levante a Poniente; el color que mostraba era apacible de plata; la forma y figura, aunque la vieron varias noches los ojos, la han variado los juicios; a unos pareció palma, y desde luego la admitieron por pronóstico de felices succesos; otros la discurrieron hoja de espada sin guarnición; pero nunca denotó sangre. Los astrólogos no han hecho puntual juicio, por no haber reconocido estrella alguna en sus remates. Quiera Dios que si es cometa sea para bien; que estas novedades en el cielo suelen ser lenguas mudas que anuncian novedades extrañas en la tierra.

27 de junio de 1702:
El Santo Tribunal de la Inquisición celebró auto de fe en su capilla, a que salieron cuatro hombres por diferentes causas, diez mujeres por embusteras y brujas. Fue mucho el concurso en sitio tan estrecho. Asistieron Sus Excelencias detrás de celosía desde las ocho de la mañana, en que comenzó la misa y el auto. Y al mediodía se retiraron al cuarto del señor doctor don Francisco Valera, inquisidor más antiguo, donde le estuvo prevenida mesa muy cumplida, con el sazón, regalo y abundancia que a tan soberanos huéspedes supo disponer la generosa atención de dicho señor inquisidor. Volvieron después Sus Excelencias a la capilla, en que duró la función hasta cerca de las siete de la noche, en que acabó la misa y el auto. Al día siguiente salieron los más de los reos a la vergüenza pública por las calles de la ciudad. Y se reconoció la gran piedad del Santo Tribunal, así en perdonarles los merecidos azotes, como en prevenir los reparos de su defensa contra el torbellino injurioso de la plebe.

8 de abril de 1703:
Reconocido Joseph de Contreras y Alvarado, impresor real de Lima, a un despacho de Su Majestad, en que le da título y privilegios y franquezas de impresor real, quiso celebrar esta honra colocando en la puerta de su casa y oficina un escudo de las armas reales hermosamente tallado, trayéndole de la iglesia de San Agustín, donde se cantó una misa solemne por la salud de Su Majestad y de donde en compañía de los caballeros del Orden de Santiago, que habían concurrido por ser día de regla, las trujo a colocar en su casa, celebrando aquella noche con piezas varias de fuegos artificiales y rumor de instrumentos músicos la salud y vida de Su Majestad, y acabó la función jugando toros.

2 de septiembre de 1703:
Hubo esta noche un gran temblor, que puso gran susto por ser la hora entre la una y dos de la mañana, y por el movimiento que entró amenazando a ser ruina; mas quiso Dios cortarle la furia y que no hubiese desgracia; el día siguiente se repitió otro de menor ruido.

31 de diciembre de 1704:
Entró y dio fondo en el puerto del Callao el navío francés llamado San Carlos, que había tocado en Pisco, en que vinieron dos padres de Francia de la Compañía de Jesús y han de pasar a la misión de la China, para donde vienen destinados por su generalísimo y aviados por su rey; hásele dado permiso al capitán de bajel para que pueda vender algunas bagatelas (como Su Majestad manda) para que puedan aviarse y continuar hasta la China su viaje sin permitirles otro comercio.

Walter Alva resalta hallazgo de piezas de oro y plata en cerro ubicado en Cutervo

"Es un descubrimiento espectacular", afirma arqueólogo Walter Alva

Cajamarca, may. 1 (Andina). El hallazgo de piezas de oro preincaicas genuinas en un sector del cerro Ilucán, ubicado en la provincia de Cutervo, región Cajamarca, fue confirmado hoy por el arqueólogo peruano Walter Alva, quien calificó el hecho como "espectacular" porque demuestra el mayor grado de las culturas.

Desde el lugar donde se produjo el hallazgo, Alva sostuvo que “los ornamentos de uso ritual son originales, de gran calidad artística y están muy bien conservados. Después del reconocimiento que hagamos, cumpliremos con informar al Ministerio de Cultura para ver qué acciones inmediatas se pueden tomar”, explicó.

El investigador añadió que por ahora han verificado la gran calidad de los objetos y ha llamado la atención que la mayor parte está conformada por piezas en miniatura, hay lanzas, armas y una corona que parecen corresponder a un niño . Es probable, dijo, que se trate del hallazgo de un entierro de un niño de la Nobleza, pero también puede corresponder a un conjunto de ofrendas al apu tutelar del cerro Ilucán.

Alva, descubridor de las Tumbas Reales de Sipán, subrayó que el hallazgo es fortuito porque al parecer un grupo de personas descubrieron los objetos siguiendo la costumbre por Semana Santa de recorrer un monumento arqueológico.

“Por suerte estas personas han podido recuperar de manera voluntaria y han entregado a la Municipalidad de Cutervo un conjunto de cerca de 100 objetos metálicos, entre piezas de plata y oro, que eminentemente forman parte de un conjunto mayor”, refirió en RPP Noticias.

Como se recuerda, el pasado fin de semana dos vecinos de Cutervo: Salomón Tarrillo Misael y José Llanos Flores, hallaron 92 piezas de oro y plata en un sector del citado cerro.

Alva mencionó que los objetos formarían parte de un ajuar funerario perteneciente a la cultura regional, lo que llaman los arqueólogos Horizonte Medio. “Esta fue una época de mucho intercambio de técnicas y elementos de la cultura Wari, Cajamarca y algo también de la cultura Mochica. Es un hallazgo de trascendental importancia para la arqueología”, concluyó.