A propósito de la informalidad en nuestra carrera...

Con el tema del Colegio de Historiadores un argumento que se ha usado hasta el hartazgo ha sido el de 'combatir la informalidad' en nuestra especialidad. Si hay un verdadero propósito en esto, el combate contra ella debería ser general, en todos los planos y niveles, incluida las publicaciones que algunos grupos, instituciones o personas hacen. En ese sentido, a mí no me pagan ni un cobre por decir lo que digo pero si alguien está pensando emprender una aventura editorial o ya está embarcado en una, le convendría seguir algún curso al respecto como los que dicta la Escuela de Edición de Lima (en la medida de lo posible, el programa completo de seis meses) para lograr publicaciones académicas con un mínimo de rigor (y por rigor no me refiero a lo historiográfico sino a lo editorial) que diga tanto de los autores que publican en una revista, boletín o libro pulcra y eficientemente elaborado por editores capacitados para ello. Si queremos realmente mejorar no podemos seguir con aquello de que lo que vale es el esfuerzo y la intención. No olvidemos tampoco que además del de investigador, docente o archivero, el de editor especializado en publicaciones de historia y ciencias sociales también es una oportunidad laboral que ofrece muchas perspectivas (incluidas el periodismo y la elaboración de textos escolares).

0 comentarios:

Publicar un comentario