San Marcos exonerará del pago a 1.000 postulantes

Estudiantes de bajos recursos económicos que hayan tenido como promedio 15 en sus notas serán los beneficiados.

Piden presupuesto para continuar investigaciones

Walter Alva recordó que en el 2016 no se ejecutaron trabajos de investigación arqueológica en Lambayeque.

Se realizarán tours nocturnos en Chavín de Huántar

Ministerio de Cultura autorizó visitas para promover importante monumento arqueológico.

Polémica de los Pitufos comunistas ya es mundial

La prestigiosa BBC hace eco de la polémica desatada en Uruguay por comparar a los Pitufos con una sociedad comunista.

¿Se hará realidad la ficción cinemtográfica

Según la agencia, roca espacial circuló demasiado cerca de nuestro planeta.

Las armas incautadas a los estudiantes de San Marcos, ¿serán las mismas que le incautaron a un poblador en Islay?

En la misma emisora donde los periodistas tratan con sorna y desprecio el reclamo de los estudiantes, el rector Orestes Cachay los acusa irresponsablemente de senderistas. Me jode que cada vez que los estudiantes de San Marcos protestan les pongan con tanta facilidad y complacencia el sanbenito de senderistas. Me jode más todavía que quienes cometen esa infamia sean las propias autoridades de San Marcos, que están bastante bien enteradas de la realidad, porque entonces queda en evidencia que mienten descarada e impunemente. Una mentira amplificada gustosamente por los señores de RPP. Yo soy testigo directo y personal (con estos ojos de ver, como decía Guaman Poma), en un rectorado pasado, de cómo estas se gastan el magro presupuesto de la universidad y mal aprovechan sus recursos: sueldos de lujo para asesores del rector (un conocido mío, por ejemplo, que presumía conmigo de su sueldazo), estudios de uno u otro tipo pagados a buen precio a terceros, subvención de estudios de factibilidad innecesarios. En una ocasión que fui a buscar a otro amigo para almorzar, y que fungía de asesor en el vicerrectorado, la camioneta de la universidad asignada a su uso pasó primero a recoger a sus hijos al colegio, luego a dejarlos en su domicilio y finalmente nos dejó a nosotros en un restaurante de Pueblo Libre donde mi amigo pasó el almuerzo como 'gastos de representación'. Esto fue hace años, sí, pero tengo entendido que nada de esto ha cambiado. La protesta de los estudiantes es legítima. Un sol, medio o diez céntimos no tienen porque ser abonados por ellos mientras hay quienes ganan o gastan en tonterías. La universidad pública y gratuita es un derecho. Si van a señalar a alguien de subversivo por reclamar por ella, empiecen conmigo.

ACTUALIZACIÓN de las 8:00 a.m. del día viernes: A las 4:30 de la madrugada, la policía, por orden del Rector, ingresó al campus para 'recuperar' la universidad utilizando bombas lacrimógenas y cientos de efectivos policiales. Hay, según informan, seis estudiantes detenidos a los que se les ha incautado 'bombas caseras' y armas. ¿Serán el mismo tipo de armas que la policía le 'incautó' a un poblador de Islay durante las protestas por el proyecto minero Tía María? En tanto escribo estas líneas, cientos de policías rodean a los estudiantes que se han atrincherado en la vivienda universitaria, a los que no me cabe duda también le incautarán armas, bombas y quién sabe tal vez las armas de destrucción masiva que no encontraron en Irak.

Hay gente estúpida que no sabe de lo que habla...

Hay gente estúpida que no sabe de lo que habla. Yo estudié en San Marcos con muchachos que venían desde El Agustino con un sol a la universidad: era su pasaje de regreso porque a la venida lo hacían a pie. Yo tuve por compañeros de salón a hijos de zapateros remendones, albañiles y jardineros de municipalidades, y sé sobradamente las penurias que pasaban para poder comprarse un libro. Yo he hecho cola en el comedor de la Ciudad Universitaria (por pura patería) con compañeros que esperaban horas para poder comer la única comida del día. La primera y única vez que fui delegado de mi base lo hice cuando también lo era de la suya Carlos Ramírez, el estudiante de Historia, hijo de un albañil, que murió de anemia luego de desmayarse en el patio de Letras de San Marcos y al que se refiere Flores Galindo en un conocido ensayo. Yo he visto a mis profesores pasarse cinco, seis o más horas en el Archivo General de la Nación expurgando documentos antiquísimos con solo un paquete de galletas, que sacaban de sus bolsillos, por todo refrigerio en esas largas horas de trabajo. Un sol, medio o diez céntimos son una fortuna para muchos que estudian en San Marcos, y para quienes esta universidad representa la única posibilidad de ascenso social y mejora personal para ellos y sus familias, la única puerta de salida de la pobreza estructural en los cuales ellos son solo una cifra para el resto. Leer o escuchar los comentarios estúpidos que hacen estas personas debe recordarnos porque el Perú está como está y ocurren las cosas que ocurren: la indiferencia del resto a las necesidades de otros con menos posibilidades u oportunidades. La sorna, el desprecio con el que estos periodistas se refieren al reclamo de los estudiantes solo demuestra que esta gente cree que el mundo solo existe en función de ellos y de sus necesidades. No tienen ni idea de lo que pasa más allá de sus narices. Y tampoco les importa. ¡Pobres diablos!

Un enfermo terminal

No hay que ser un genio del análisis político para darse cuenta de que lo sucedido anoche en Venezuela es un golpe de Estado en toda regla, y que con ello ha acelerado su propio fin. Un final que si bien parecía lejano por la tozudez de un grupo que se creía con derechos y prerrogativas por encima de la inmensa mayoría de venezolanos, ahora está más cerca que nunca de largarse. Si todavía le quedaba un resquicio de gobierno legal y legítimo, uno salido de las urnas que tanto le gustaba vociferar ante sus críticos, lo ha perdido. El chavismo es ahora, de manera inobjetable, una vulgar dictadura en todo el sentido de la palabra y la extensión del término. Al actuar del modo como actuó anoche, el chavismo ha dado muestras desesperadas del estado terminal en que se haya. Si espera con esa maniobra sobrevivir una década más como lo hizo el fujimorismo, se equivoca y mucho. Son tiempos y circunstancas muy distintas. Lo suyo son manotazos de ahogado, los exabruptos de un herido de muerte que se niega a morir. En ese sentido, alegrémonos: el chavismo ya está de salida. Ahora sí. ¡Esta DICTADURA ya fue!

Miguel Maticorena en el recuerdo...

El pasado martes se cumplieron tres años de la desaparición entre nosotros de don Miguel Maticorena Estrada, historiador y maestro de historiadores en San Marcos, que murió luego de una penosa enfermedad y cuando alistaba muchos proyectos editoriales (algunos de los cuales concluyó en su cama de hospital asistido por sus alumnos que no lo abandonaron nunca). Hace tres años, cuando desapareció, fue un golpe tremendo para muchos de nosotros que nos formamos con él y a quienes nos deparó su amistad, el calor de su casa y, como me gusta pensar a veces, el cariño de un padre, que eso es lo que fue para muchos de nosotros. Él por supuesto, como todo padre,tenía sus hijos 'preferidos' (pienso en Marcos Garfias, a quien de verdad quería como a un hijo; o en Maribel Arrelucea, por quien sentía especial devoción), pero también me gusta pensar que yo fui uno de ellos por el inmenso cariño que le tenía y le guardo, por la huella profunda que los años de amistad dejaron en mí y porque, cuando desaparecía largo tiempo de su mirada, tenía la cortesía de llamar por teléfono y preguntar cómo estaba, qué estaba haciendo.

Fue una de las personas más solidarias y desprendidas que haya conocido. Podría referir decenas de historia y anécdotas que documentan esto último, pero sería innecesario porque no hay nadie, de las personas que conoció y trató, que no lo sepan por experiencia propia. Cuando una vez un amigo y colega de la PUCP (una universidad donde abundan los profesores de grata recordación para sus alumnos como lo fue Maticorena para muchos), este amigo, les decía, que no llegó a conocerlo pero leyó todo lo que se publicó a raíz de su muerte, me preguntó qué hacía tan especial a Maticorena como profesor. Le respondí con la honestidad que a él le hubiera gustado: como tal era terrible y muy desorganizado, pero era el ser más entrañable de la tierra, uno que te hacía sentir verdadera pasión por la historia, que te contagiaba su entusiasmo por ella de un modo que no he vuelto a sentir con nadie. Además, su verdadera cátedra la dictaba durante las largas horas en que se convertía una visita de diez minutos a su casa y de la que no salías sino con varios libros bajo el brazo. Fue un auténtico maestro en ese sentido. Un alentador de vocaciones y un motor de ideas y proyectos, propios y ajenos, que nunca concluía, pero los poco que sí concluyó hoy han sido institucionalizados (pienso, por ejemplo, en el Coloquio de Historia de Lima o en la Cátedra de Historia de San Marcos que él fundó y en la que llegó a ser no solo su mejor exponente sino que dejó una valla tan alta que hasta ahora no conozco a alguien que la haya alcanzado, mucho menos superado).

Para los que tuvimos la dicha de conocerlo y considerarnos sus discípulos su muerte fue, como dije, un golpe tremendo, un sacudón que cada 28 de marzo nos vuelve a remecer al recordar su partida. Es una ausencia que aún hoy me duele y una de las pocas personas que verdaderamente extraño. Demasiado tal vez. Es en ocasiones como está que me duele no ser creyente porque me gustaría creer que hay un lugar después de la muerte en donde lo voy a volver a encontrar para seguir nuestras interminables conversaciones, nuestras acaloradas discusiones. Como ayer. Como siempre. ¿Verdad, Profe?


(En la imagen -en la que, como siempre, no aparezco porque, también como siempre, estoy haciendo la foto- aparecen, de izquierda a derecha- Ernesto Pajares, Maribel Arrelucea Barrantes, Alberto Perez Garay, Mario Meza, Odalis Valladares, Hugo La Rosa, Victor Arrambide y Gabriel Garcia Higueras. La cara de felicidad de los presentes no es gratuita: nos acabábamos de enterar que el profesor estaba fuera de peligro y que sería trasladado a una zona más tranquila para su convalecencia que la sala de emergencia del Almenara en donde estaba. La foto es testimonio de algo que fue cosa de todos los días hasta el último de ellos: siempre hubo estudiantes, amigos, colegas rodeando al profesor -Ernesto Pajares, si la memoria no me traiciona, acababa de bajar de un avión cuando llegó al hospital para estar junto al Profe-. Nunca estuvo solo. Se fue sabiendo lo mucho que lo queríamos. Que lo queremos).

Mis 12 libros favoritos de Mario Vargas Llosa

Cada año, por estas fechas, el Perú se alborota. Ya sea que venga al país (como ocurrió este año) o no, el cumpleaños de Mario Vargas Llosa tiene la virtud de aflorar en nosotros el orgullo nacional (o regional, según el caso), la envidia más sana y sincera (o a veces la peor muestra de ella), la ignorancia recalcitrante de algunos que no le perdonan sus puyazos y críticas, el desdén de los que presumen no haberlo leído pero que en realidad nunca han leído ningún libro, o, como es mi caso y el de miles más, la certeza de que, pese a sus errores y defectos, que son muchos, Vargas Llosa sigue siendo Vargas Llosa para alivio de todos nosotros. Cuando lo leí por primera vez tenía dieciséis años, y esa lectura me cambió la vida. Me reveló que la existencia podía ser mejor de lo que es si se tiene una buena novela con que sobrellevar las decepciones juveniles, la falta de trabajo, los amores fallidos o un pésimo desempeño escolar. Hoy, casi cuarenta años después, lo sigo creyendo. Leerlo es una experiencia intelectual y literaria como pocas veces podemos tener y que no solo alimenta nuestra mente, sino que además nos vacuna contra ciertas formas de deficiencia moral, social y política contra las que muchos no estamos inmunizados. Así que ya sabe, vacúnese contra el fanatismo, la ignorancia, el autoritarismo, la intolerancia, el militarismo o la simple estupidez leyendo cualquiera de estos doce libros, mis doce libros favoritos de Vargas Llosa.

1. La Guerra del fin del mundo (1981). Cuando apareció este libro, la campaña publicitaria de la editorial lo presentaba como “la mayor aventura literaria de nuestro tiempo” y es lo más cercano a la realidad que se puede decir de este libro. ¿Cuál es la trama de LGDFDM? Decir que recrea la rebelión de Canudos en el Brasil de fines del siglo XIX sería circunscribirla a un hecho puntual que en realidad es solo el marco donde el autor presenta los problemas políticos, morales, históricos e ideológicos de ese tiempo como un trasunto del nuestro. Así, la historia de Antonio El Consejero y su legión de seguidores se convierte en una profunda reflexión sobre el fanatismo y las utopías y sobre el sempiterno enfrentamiento modernidad-tradición. Además, como el propio autor explicó en una entrevista el año de la aparición del libro, LGDFDM más que una historia es “un árbol de historias”, lo que en buena cuenta significa que es una novela tan oceánica como inacabable. Por cierto, este fue el primer libro que me regalaron y leí de él y el único del que me he preocupado que lleve su autógrafa. Nunca más he vuelto a pedir (o necesitar) que me firme otro libro suyo.

2. Conversación en La Catedral (1969). Alguna vez leí que el gran Luis Buñuel tenía sobre su mesa de noche un ejemplar de esta novela con cientos de anotaciones hechas con lapicero rojo. Eran los apuntes y notas, según recuerdo, que este gran director había hecho para adaptarla al cine. Ignoro si la historia es cierta, ignoro si este ejemplar anotado de CELC existe en la Casa Museo de Buñuel en México, pero lo que sí me queda claro es que el audaz que se atreva a llevar a la pantalla grande esta novela total, que contiene a todo el Perú contemporáneo en sus páginas, necesitará talento, eso que ponen las gallinas y más talento para hacerlo. La que tal vez sea su mejor y más perfecta novela es el relato de una rencilla familiar que se convierte en el retrato de una dictadura y de una época, en un mosaico de voces e historias entretejidas y entrecruzadas con un virtuosismo y técnica literarios como pocas veces se ha visto en nuestra literatura y que reflejan la compleja composición de la sociedad e historia peruanas. Yo también, como su autor, elegiría a este libro si tuviera que salvar uno solo de todos sus libros del fuego.

3. La ciudad y los perros (1963). Es la novela de Vargas Llosa que, como muchos, releo continuamente y que recomiendo leer antes que cualquier otra de sus obras a quien desee iniciarse en ellas. Y es que se trata de una obra que desde la primera línea deslumbra a quien la lee y lo enfrenta con algo completamente distinto a todo lo que haya leído hasta entonces. Escrita a los 26 años, catapultó a la novela peruana a un universo literario del que nunca más volvió. Es una novela de aprendizaje que rompe con la tradición de las novelas de aprendizaje, en la que sus jóvenes protagonistas (Alberto, El Esclavo, El jaguar) descubren un mundo marcado por la violencia y códigos de honor y lealtad que los deshumanizan. Ningún autor peruano ha vuelto a repetir la proeza de escribir una novela como esta, a esa edad y con los resultados que ya todos conocemos. Como dije, es la mejor puerta de entrada a la novelística vargasllosiana.

4. García Márquez: Historia de un deicidio (1971). Leí este libro -que en realidad es su tesis doctoral- en la clásica y única edición que se hizo de él (tengo entendido que el volumen VI de sus Obras Completas en Círculo de Lectores lo reedita) y que regale a un amigo como una manera de desearle buena suerte cuando partió a seguir estudios de doctorado en Estados Unidos. Apenas concluí su lectura volví a la primera página para empezar y entender de nuevo ese desmontaje propio de un relojero, pieza por pieza, de un libro inabarcable como “Cien años de soledad” y para lo cual MVLL leyó toda la obra del y sobre el escritor colombiano de un modo tan obsesivo que uno solo puede llegar a una única conclusión: a Vargas Llosa le hubiera gustado escribir “Cien años de soledad”. Hace unos meses, después de preguntar una y otra vez en decenas de librerías de viejo, pude recuperarla y leerla por enésima vez.

5. El pez en el agua (1993). Las Memorias que escribió Vargas Llosa tras su frustrada carrera política a fines de los 80 y que concluyó en su aparatoso fracaso en 1990 son, tal vez, las más sonadas, cautivantes, tiernas, duras y mejor escritas memorias de toda la historia peruana. Es un gran libro de memorias, pero es, ante todo, un arreglo de cuentas con todos los protagonistas de aquella turbulenta época. No exagero si digo que son pocos los que quedan indemnes tras el ejercicio memorioso de Vargas Llosa. Es también el libro de memorias más pirateado de la historia editorial peruana. Un dudoso honor que, cuando apareció, dio origen al mito de que fue el propio Vargas Llosa quien había propiciado y financiado una edición pirata de su libro para que todos leyeran su verdad de la campaña electoral del 90. Nada más falso. Y lo reafirmo ahora: un bulo espurio que no se merece un gran libro como este.

6. Pantaleón y las visitadoras (1973). Nunca he entendido muy bien porque algunos críticos y lectores califican como una obra menor a esta novela que es una de las más logradas, mordaces y originales de todas las que ha escrito Vargas Llosa. El alegato antimilitarista de esta obra recurre al humor más bizarro para zaherir de manera fulminante todos los fanatismos que nos carcomen: el del nacionalismo, el fundamentalismo religioso, el militarismo, el machismo. La historia del servicio de ‘visitadoras’ que organiza un capitán del Ejército peruano para saciar las urgencias sexuales de la tropa es, sin la menor duda, la crítica más feroz que esta institución y sus valores hechos de papel maché han recibido en toda su historia y de la que no salen bien librados. Lo repito: uno de los mejores libros salidos de la pluma de VLL.

7. La fiesta del Chivo (2000). Hubiera querido incluir a “La casa verde” en esta lista, pero para no sumar demasiados libros de la primera época de VLL me decanto por este obra que está ambientada en los días finales de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, apodado El Chivo, en República Dominicana, y que relata, en tiempos diferentes, una tragedia personal y la de un país, hilvanadas por esa maestría técnica y narrativa de sus mejores novelas. Como periodista, la lección que deja el trabajo de documentación que exigió el libro es una que tengo siempre muy presente cuando emprendo cualquier trabajo de investigación. Tal vez el mejor elogio que ha recibido LFDC provino de Gabriel García Márquez, cuando alguien le preguntó qué le había parecido el libro: “Esto no se le hace a un viejo”, dicen que dijo. Sin el menor asomo de duda, se trata de la última gran novela de un gran escritor (por lo menos, hasta hoy).

8. Historia de Mayta (1984). En una entrevista que dio cuando apareció este libro a una pregunta sobre el personaje principal (un trotskista en el invierno de su vida), Vargas Llosa responde esto (cito de memoria): “El protagonista es pobre, provinciano y comunista. Cómo podía hacerlo, todavía, más marginal y me dije: maricón”. Está tan convencido de esta premisa que incluso se lo confiesa al Mayta verdadero en la propia novela cuando le explica porqué lo hace: “Para acentuar su marginalidad, su condición de hombre lleno de contradicciones”. Si alguna novela contiene al nuevo Vargas Llosa político, al desilusionado de la Revolución Cubana y al defensor a ultranza del liberalismo esa es HDM, que contiene todos los prejuicios, fobias e ideas preconcebidas de su nuevo catecismo ideológico. El propio Vargas Llosa ha escrito que se trata de su novela peor entendida y más maltratada. Esto que lee es una prueba de ello.

9. La verdad de las mentiras (1990). Este libro se puede leer como la mejor guía de lecturas que uno puede encontrar, como un viaje por la historia de la novela del siglo XX, como el canon personal del autor, como una introducción a los estudios literarios o como usted desee. El asunto fundamental es que lo lea. Todas las personas amantes de las novelas y la literatura deberían leer este conjunto de 35 ensayos sobre igual número de novelas (la edición original era de 26) en los que Vargas Llosa explica el germen, naturaleza y sentido de 35 novelas capitales del siglo pasado. Lo mejor de este libro es que lo empuja a uno a salir corriendo a buscar el libro sobre el que acaba de leer sin pasar al ensayo siguiente. Debo a su lectura el descubrimiento de autores que, confieso con vergüenza, apenas conocía o conocía mal. “Sostiene Pereira”, de Antonio Tabucchi, es uno de ellos. No saben cuánto se lo agradezco.

10. Obra periodística completa (2012). Hace unos años, en un foro con internautas del diario “El País” de España, Vargas Llosa respondió lo siguiente a una lectora que le dijo que sus novelas la habían ayudado mucho, pero que no soportaba las ideas que defendía en sus artículos periodísticos: “No se haga problemas. Lea solo mis novelas y olvídese de mis columnas”. Yo no estoy muy seguro de este consejo. Como escribe en el prólogo de las casi 5,000 páginas en tres tomos, todos los temas, asuntos, problemas, personas, ideas, autores y libros que a lo largo de más de cincuenta años de ejercicio periodístico han merecido la atención de su columna quincenal están ahí. Y especialmente, todos los Vargas Llosas que conocemos. Quien lea al novelista no puede ignorar al comentarista de la realidad, la política o la cultura nacional e internacional porque, aunque usted no lo crea, el Vargas Llosa periodista no es el mismo que escribe sus novelas. Se lo aseguro.

11. ¿Quién mató a Palomino Molero? (1986). Novela policial o negra, a mí nunca me ha parecido tal. Esta pequeña obra es otra incursión magistral de MVLl en los problemas que carcomen nuestra sociedad, que lo socaban y envilecen de manera tan sostenida como subterránea: el racismo, la discriminación, los prejuicios sociales, el autoritarismo, el machismo, la corrupción, la pobreza. No es tal vez la más lograda de sus novelas, pero atrapa al lector de un modo que éste no suelta el libro hasta conocer el desenlace del mismo. En definitiva, un alarde de maestría y técnica literaria (y análisis sociológico) en apenas 150 páginas.

12. Cinco esquinas (2016). No solo es la última de sus novelas publicadas sino también la que nos devuelve al Vargas Llosa que muchos extrañábamos. Ese que, al igual que en “Conversación en La Catedral” (salvando las obvias distancias), podía contener al Perú entero (y actual) en un libro de ficción mejor que cualquier ensayo o estudio sociológico. La obra inicia con una escena erótica que, como suele suceder con los mejores libros del género, ‘se leen con una mano’, para luego ofrecer el retrato despiadado de una sociedad desde todos sus ángulos, aristas y protagonistas, una sociedad carcomida por la corrupción y autoritarismo fácilmente identificables. Un retrato en el que muchos de sus componentes, como el periodístico o el político, salen maltrechos, lo mismo que sus personajes. Por cierto, hay quienes han alabado la maestría con la que MVLL ha construido el personaje de La Retaquita, pero es el de Juan Peineta el personaje que mejor retrata la frustración, envilecimiento y fracaso de estos últimos años. Digan lo que digan, una obra digna de su autor.



Notas relacionadas:

Siete libros para conocer la obra de Mario Vargas Llosa
Diez libros para leer en vacaciones
Diez libros sobre la Primera Guerra Mundial que todos deberían leer
Diez libros sobre la Segunda Guerra Mundial que todos deberían leer
Los libros del Día D


Siete libros para conocer la obra de Mario Vargas Llosa

La bibliografía sobre Mario Vargas Llosa es ingente, abrumadora. Es, tal vez, el autor peruano que más libros y estudios ha motivado y el que más debates ha promovido, estimulados no solo por su trabajo literario sino, especialmente, por sus opiniones y posiciones políticas que ha sabido defender en cada escrito, artículo o polémica que ha sostenido. Su obra, que abarca la narrativa, el cuento, el teatro, el ensayo y el artículo periodístico, ha ocupado tanto a sus lectores más fervientes como a sus detractores más enconados. Una obra que, desde el colegio hasta la universidad, se encargan de recordarnos la importancia que reviste. Aquí les reseño cinco libros (más uno) que repasa esa obra y que por suerte se encuentran en muchas bibliotecas públicas al alcance de todos.

1. Mario Vargas Llosa: la invención de una realidad (1970), de José Miguel Oviedo. Si la memoria no me falla, este es el primer ensayo o estudio orgánico escrito sobre la obra de MVLL y el primero que ofrece una visión panorámica, completa de la misma a la fecha de su publicación. Si bien su lectura puede estar dirigida más hacia un público especializado antes que al lector común, no deja de ser un libro que se lee con el mismo interés que leemos cada libro de MVLL. Con dos partes introductorias con sendos capítulos dedicados a la biografía del novelista y a su forja como escritor, los siguientes capítulos abordan cada uno una novela del escritor en los que la cultura, inteligencia y erudición de Oviedo convierten la lectura tanto en un placer literario como en un ejercicio crítico memorable. Hay que anotar que el autor ha corregido, aumentado y reescrito el libro en las sucesivas ediciones que ha tenido el mismo, lo que ha permitido incorporar nuevos materiales y actualizar una bibliografía que resulta de una enorme importancia para el lector o investigador.

2. Las guerras de este mundo. Sociedad, poder y ficción en la obra de Mario Vargas Llosa (2008). La obra de Mario Vargas Llosa tal vez sea una de las que más simposios, congresos y encuentros internacionales ha suscitado a lo largo y ancho del planeta. Este libro reúne las ponencias del que se organizó en Lima en 2001 y que tiene la particularidad de abordar todas las facetas del escritor, la del novelista, el periodista, el dramaturgo y el entusiasta del cine; y tanto desde la literatura y el periodismo como desde la perspectiva de las ciencias sociales. El ensayo del historiador Manuel Burga, por ejemplo, sobre las novelas “Conversación en La Catedral” y “Lituma en los andes”, mi favorito del libro, nos ofrece un análisis sobre la incomunicación que existe entre las ‘naciones’ que integran el Perú.

3. Mario Vargas Llosa, escritor, ensayista, ciudadano y político (2001), de Roland Forgues. Este libro reúne las ponencias del congreso internacional celebrado en Francia en octubre del 2001 y que, por la calidad y número de los expositores, la variedad de temas y el cuidado con el que el crítico Roland Forgues editó las actas, es uno de los más completos que se haya publicado sobre MVLL y su obra. Las 34 ponencias que recoge el libro abordan tanto los aspectos literarios y políticos de la obra narrativa y dramática del escritor, así como los sicoanalíticos, históricos y estéticos que confirman la vastedad de una obra que se abre a múltiples interpretaciones constantemente.

4. La ciudad y los perros. Biografía de una novela (2015), de Carlos Aguirre. De todos los libros publicados en los últimos años sobre MVLL o su obra, este es el que más entusiasmo ha despertado entre sus lectores, como el suscrito, que son legión. El trabajo del historiador Carlos Aguirre es una enciclopédica investigación que reconstruye el proceso de creación del libro y el de la proeza de su publicación en medio de la censura franquista, una publicación que no estuvo exente de problemas, concesiones, rechazos y anécdotas que Aguirre reconstruye con una suficiencia realmente admirable. El libro (que constantemente 'actualiza' a través de un blog que proporciona datos o referencias nuevos o que quedaron fuera del libro) está escrito para ser leído por todos, no es un libro escrito para especialistas y vargasllosianos irredentos, sino también para todo aquel que ama los buenos libros, la excelente lectura y la inteligencia expresada en palabras. Sin la menor duda, un libro magnífico como pocas veces se ha escrito en nuestra historia cultural. Casi como el libro del que trata.

5. Mario Vargas Llosa, entrevistas escogidas (2004), de Jorge Coáguila. El periodista Jorge Coáguila ha tenido el acierto de compilar y seleccionar las mejores entrevistas que a lo largo de su vida ha dado MVLL. Más aún, las ha publicado acompañadas de un conjunto de notas y apuntes que ayudan a comprender mejor el contexto en que cada una de ellas se realizó. La última edición de este libro que ya lleva tres, suma treinta y ocho entrevistas que recorren toda la carrera literaria de MVLL, desde la primera, en 1964, hasta la última, en 2010, cuando se le concedió el premio Nobel de Literatura. Un ejercicio de documentación y pesquisa digno de encomio.

6. Mario Vargas Llosa. La libertad y la vida (2008). Este libro en formato grande y en impresión de lujo es el catálogo de la mega exposición que en 2008 organizó la PUCP en la Casa Museo O’Higgins del centro de Lima y que reunió material gráfico, bibliográfico, fotográfico y documental (la mayoría de él proveniente del archivo personal del escritor y de los archivos de la Universidad de Princeton) casi desconocido para sus miles de lectores. Es, en realidad, un libro para coleccionistas que tiene el mérito de documentar bastante bien el proceso creador de las principales novelas de MVLL. Un libro que, sin duda alguna, engalana cualquier biblioteca.

7. Mario Vargas Llosa para jóvenes (2000), de Luis Rodríguez Pastor. De todos los libros anteriores, solo este, y no precisamente por el título, está dirigido a quienes no han leído o comprendido la obra de Vargas Llosa y la importancia de esta, cómo fue que se edificó, que aspectos de su vida nutrieron sus novelas y de qué manera y por qué defiende con ardor las ideas que defiende. Didáctico, profusamente ilustrado, amigable en cuanto a su diseño, es un libro que podemos leer cualquiera de nosotros y no solo los jóvenes a quienes está dirigido. Y es que hay tal cantidad de información y datos sobre el novelista y sus libros, producto de un trabajo de documentación que debería ser materia de un curso en las escuelas de periodismo, que uno termina queriendo abrazar a su autor. Si quiere que su hijo se convierta en lector, y además en lector de grandes libros y autores, regálele esta joyita que le ahorrará muchos sermones.



Notas relacionadas:

Mis 12 libros favoritos de Mario Vargas Llosa
Diez libros para leer en vacaciones
Diez libros sobre la Primera Guerra Mundial que todos deberían leer
Diez libros sobre la Segunda Guerra Mundial que todos deberían leer
Los libros del Día D


Colapsa templo de 400 años del distrito de Olmos debido a intensas lluvias

Lambayeque, mar. 27 (Andina). Las torrenciales lluvias que se registran en el norte del país provocaron el colapso de las estructuras del templo colonial Santo Domingo, construido hace más de 400 años, que está ubicado en la plaza de armas del distrito de Olmos, en la región Lambayeque.

La pared lateral derecha y el techo de la histórica parroquia colapsaron alrededor de las 19:40 horas de la víspera, por acción de la humedad que provocaron las intensas precipitaciones. Asimismo, la torre derecha del templo católico podría colapsar si no se toman acciones de inmediato.

Este sorpresivo desplome de la iglesia matriz de Olmos generó alarma en la población, que se salvó de una tragedia al haberse suspendido las ceremonias litúrgicas como medida de prevención frente a los embates de la naturaleza.

Efectivos de la Compañía de Bomberos 174 de Olmos y agentes de la Policía Nacional llegaron para acordonar la zona y evitar el ingreso de personas, que pugnaban por registrar imágenes fotográficas y videos de lo que acontece con la casa de oración.

La cuatricentenaria iglesia Santo Domingo se encontraba en mal estado desde hace varios años, por lo que los especialistas del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) habían recomendado que se evite el ingreso de personas.

En febrero de 1998 las dos torres de la iglesia se desplomaron debido a las torrenciales lluvias que trajo el fenómeno El Niño, siendo restauradas meses después por parte de la Municipalidad Distrital de Olmos.

Asimismo, hace más de dos años el jefe del área de inspecciones técnicas y seguridad en defensa civil del gobierno regional de Lambayeque, Manuel Yerrén, informó que tras la inspección a este complejo religioso se detectó que la estructura del muro de la pared del lado norte presentaba un gran riesgo de colapso, lo que se evidenciaba con las grietas y la corrosión por la salinidad.

El funcionario dijo que se recomendó a la plataforma distrital de defensa civil la inmediata declaratoria de inhabitable al inmueble por las condiciones de alto riesgo. “Se ha recomendado la elaboración de un proyecto integral de restauración bajo la dirección, supervisión y aprobación de la Dirección Desconcentrada de Cultura”, anotó.

Recordó que en este templo católico se realizaron, en el año 2000, trabajos de refacción en el techo, así como en las dos torres, las cuales fueron demolidas y reconstruidas.

A mediados de noviembre del año 2013, un fuerte sismo de 5.3 grados en la escala de Richter que sacudió a la región Lambayeque afectó también a la iglesia del distrito de Olmos, lugar del epicentro.

Además de la iglesia, las lluvias intensas afectaron un inmueble antiguo ubicado en la intersección de las calles Alfonso Ugarte y Augusto B. Leguía, en pleno centro de Olmos, y que ahora corre peligro de colapso.

Santuario de Pachacámac está preparado para enfrentar fenómenos climáticos

Lima, mar. 27 (Andina). El santuario de Pachacámac y su museo de sitio cuentan desde hace un año con protocolos para proteger el área arqueológica y poner a salvo el patrimonio cultural ante cualquier contingencia.

El santuario de Pachacámac, el principal sitio arqueológico cercano a la ciudad de Lima, se ha preparado para las contingencias que pueda ocasionar la naturaleza. Así lo declaró la arqueóloga Denise Pozzi-Escot, directora del lugar, a la agencia de noticias Andina.

De acuerdo con la funcionaria, desde hace más de un año se han tomado las precauciones ante cualquier eventualidad. “Todo está bajo control”, añadió.

Legado seguro

Pozzi-Escot comentó que se ha hecho un manual sobre qué medidas tomar ante cada tipo de emergencia. Agregó que regularmente se realizan simulacros para que todo el personal esté capacitado y sepa qué hacer en cada caso. Comentó que esta semana se tiene programado un simulacro.

Una de las medidas adoptadas es el llamado ‘escudo azul’. De acuerdo con la arqueóloga, los especialistas de la institución han evaluado las piezas que se encuentran en custodia del museo y han identificado cuáles son las más valiosas desde el punto de vista cultural.

Estos objetos serían, ante una eventualidad, los primeros en ser puestos a buen recaudo. Pozzi-Escot añadió que por seguridad esta lista es mantenida en secreto para evitar la acción de traficantes de patrimonio.

Otro dato que proporcionó es que en la misma área del sitio arqueológico se cuentan con depósitos donde colocar las piezas arqueológicas.

Sin embargo, si por algún motivo estos depósitos colapsaran o fueran rebasados en su capacidad, se ha determinado las instituciones a las que se acudiría y que ayudarían en el resguardo de material.

Previsiones

La funcionaria añadió que cada lugar tiene sus propias exigencias, y que las medidas a tomar se adecúan a cada circunstancia.

Por ejemplo, las acciones en caso de terremoto son distintas que en el caso de fuertes lluvias.

Recordó, por ejemplo, que el Templo Pintado, una de las atracciones de Pachacámac, tiene una cubierta de policarbonato. Por otra parte, se ha dispuesto la ruta por la cual se evacuará el agua en caso de haber una fuerte lluvia.

Monitorean de manera permanente estructuras de Chan Chan ante fuertes lluvias

Trujillo, mar. 24 (Andina). La Dirección Desconcentrada de Cultura de La Libertad continúa con su labor de mapear los puntos críticos de los sitios del patrimonio cultural afectados por las últimas lluvias registradas y dispuso un monitoreo permanente al complejo arqueológico de Chan Chan.

“El mapeo nos permitirá determinar los puntos críticos, identificar las afectaciones y daños, además de proponer el plan de acción correspondiente que debemos ejecutar en los sitios afectados por las lluvias. Atendemos con piquetes de trabajadores las zonas que necesitan inmediata atención”, manifestó María Elena Córdova directora de la mencionada dirección de Cultura.

Indicó que en Chan Chan, los sectores protegidos con las cubiertas han respondido muy bien y el resto de las estructuras que están expuestas han sido intervenidas con “material de sacrificio”.

“No pensábamos que las lluvias se presentarían en la magnitud con que están sucediendo, las estructuras no cubiertas están completamente humectadas, no pueden resistir más lluvias con la misma magnitud, debemos cubrirlas con plástico”, señaló el especialista de la sede regional de Cultura.

La titular de Cultura en la región La Libertad manifestó que ha dispuesto que grupos de trabajadores estén de manera permanente en Chan Chan, sitio arqueológico inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1986.

“Hemos adquirido motobombas para retirar el agua que se acumula en ciertos sectores de Chan Chan, nuestros técnicos monitorean toda esta labor apoyados en la tecnología y su experiencia”, acotó.

Construyen defensa ribereña en la Gran Plaza de huaca Las Ventanas

Sitio arqueológico se ubica cerca del cauce de río La Leche, en Lambayeque

Chiclayo, mar. 24 (Andina). Se iniciaron los trabajos de reforzamiento en la cuenca media del río La Leche con el objetivo de ampliar la defensa ribereña temporal, en donde se localiza las emblemáticas huacas El Oro y Las Ventanas del Santuario Histórico Bosque de Pómac (Ferreñafe) en la región Lambayeque.

Los trabajos se ejecutan en el sector denominado la Gran Plaza que sufre la erosión de la ribera por la fuerte corriente del río.

La actividad se realiza de manera conjunta con el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) Lambayeque, el Ejercito del Perú y el Ministerio de Cultura, a través de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp y el Museo Nacional Sicán, en previsión al riesgo que atraviesa el valioso patrimonio cultural debido al incremento del caudal del río La Leche.

Las actividades se iniciaron con el apoyo de miembros del Ejército, una cuadrilla de trabajadores de la Unidad Ejecutora Naylamp, expertos de la zona que trabajaron en la instalación del muro de contención construido en el año 2012 y reforzado en marco del ENSO 2014-2016, que ha protegido hasta el momento huaca Las Ventanas del incremento del caudal del río por la inusual presencia de torrenciales lluvias que se presentan en la región.

De acuerdo a las coordinaciones con el gobernador regional de Lambayeque, Humberto Acuña, se ha dispuesto la entrega progresiva de 36,000 sacos terreros que servirán para que lo soldados del Ejército y la cuadrilla de trabajadores de Pómac contratados por la Unidad Ejecutora 005 Naylamp, puedan levantar el muro de defensa ribereña en el sector la Gran Plaza de huaca Las Ventanas frente a huaca El Oro.

Las labores serán supervisadas por personal del Museo Nacional Sicán y del Sernanp del Ministerio del Ambiente.

Río Perené arrasa terreno y pone al descubierto vestigios arqueológicos de cultura desconocida

Chanchamayo, mar. 24 (Andina). La crecida del caudal del río Perené en la provincia de Chanchamayo, región Junín, socavó más de 20 metros de terreno de la Institución Educativa Industrial Pucharini, ubicado en el distrito de Perené y puso al descubierto vestigios arqueológicos y restos humanos, se informó.

El fuerte caudal del río Perené puso al descubierto cuatro tumbas momificadas. También se hallaron hachas de piedra, morteros, huesos, caracol gigante, entre otros, que fueron rescatados por los pobladores cuando estaban a punto de ser arrasadas por las aguas del río.

Los vestigios arqueológicos fueron entregados al director de la Institución Educativa, Jorge Luis Chavalla Ricse, para su custodia. El funcionario habilitó un aula para depositar estos vestigios, los restos humanos hallados estaban en posición fetal y dentro de una tinaja de barro.

A la zona arribó un representante de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Junín quien afirmó que "este hallazgo es gracias a los trabajadores de seguridad del colegio quienes refrendaron lo hallado tras el aumento de caudal".

El funcionario anunció que el martes 28 estarán con especialistas del sector para trasladar las tumbas que están en peligro de ser arrasados.

Daños en colegio

De otro lado, se informó que la crecida del río Perené socavó el terreno del colegio Pucharini y las aguas estuvieron a punto de ingresar a las aulas de esta institución donde estudian 400 alumnos de inicial, primaria y secundaria.

Presidente afirma que universidades nacionales son fundamentales para el futuro del Perú

Lima, mar. 24 (Andina). El presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó hoy que las universidades nacionales (Ingeniería, Agraria y San Marcos) son fundamentales para el futuro de nuestro país, porque permite darle acceso a la educación a los jóvenes que tienen menores recursos.

Fue al expresar su saludo a los estudiantes “Sanmarquinos por el Perú” de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quienes viajarán a Estados Unidos para participar en el programa de la Fundación Laspau.

“Quiero dar un saludo a los rectores de la Universidad Agraria, la de Ingeniería y la San Marcos, tres universidades fundamentales para el futuro del Perú, porque le dan acceso a los que no tienen recursos, por eso siempre he creído en la universidad pública”, manifestó.

El mandatario recordó que en su época de estudiante recibió una beca para estudiar en Universidad de Oxford y luego, para estudiar un doctorado en la Universidad de Princeton.

Indicó que era necesario persistir en el optimismo, en momentos que nuestro país afrontar una crisis climática que no se originó en el Perú, sino que es el resultado del cambio climático y del calentamiento global.

Ocho frases que han entrado a formar parte del vocabulario nacional

En no pocas ocasiones se ha celebrado el famoso ingenio peruano (eternizado en una infinidad de historias que pueblan el anecdotario nacional) que ponen de relieve que ante las circunstancias más difíciles o intrincadas, este siempre ha sabido sortearlas con éxito. Pero ninguno de mayor recordación en el imaginario nacional que su ingenio para salir de situaciones embarazosas con frases memorables que, ya sea por disparatadas o increíblemente desvergonzadas, han pasado a formar parte del vocabulario nacional. Aquí un repaso a las más memorables de ellas:

“Yo soy su hermano, pero no sé nada”
Son los días finales del segundo gobierno de Fernando Belaúnde y faltan apenas cuatro para que se inicie el que será uno de los gobiernos más desastrosos del siglo XX peruano. El 24 de julio de 1985, en un conjunto de casas en Higuereta, una exclusiva zona residencial de Surco, estalla una cocina clandestina de elaboración de cocaína que pone en evidencia a una bien montada organización de narcotráfico liderada por quien llegará a ser conocido, por la enormidad de su ilegal negocio, como ‘El Padrino’: Reynaldo Rodríguez López. El caso ‘Villacoca’ no solo ocupará las páginas de policiales (e incluso las de política cuando se revele el nivel de infiltración de El Padrino entre políticos, militares y policías) durante los próximos cuatro años, sino que dejará la frase más trajinada del vocabulario nacional: “Yo soy su hermano, pero no sé nada”. Lo dijo uno de los hermanos de Rodríguez López, Manuel, al momento de ser detenido junto con otros cómplices y rodeado de decenas de kilos de clorhidrato de cocaína al ser interrogado por la policía por el paradero de su hermano, propietario del conjunto residencial y de la ilegal mercancía. Hasta el día de hoy es la frase a la que más veces, según las circunstancias (hermano, esposa, hijo, abogado, etc.) y necesidades, recurren quienes quieren desmarcarse en lo que están hundidos hasta el cuello.

“La desaparición de los estudiantes de La Cantuta fue un autosecuestro”
Cuando el fujimorismo estaba en la cresta de la ola del poder y hacía lo que quería con el país, justificaba cualquier atropello a la Constitución, las leyes y la simple decencia con cualquier argumento sacado de las mangas, aunque el más manido fuera el de que las mentiras de la oposición siempre querían presentarlos como los indeseables que no eran. Cuando nueve estudiantes y un profesor de la universidad de La Cantuta desaparecieron y se hizo evidente que un escuadrón paramilitar que respondía a los órdenes del gobierno era el responsable, la sesión del Congreso en que se debatió la denuncia (abril de 1997) fue un hervidero de gritos, insultos y desmentidos. Pero ninguno más inolvidable que el que sostuvo la entonces congresista Martha Chávez de que las víctimas se habían autosecuestrado o estaban de viaje con sus enamoradas. Con los años, Chávez ha dicho que nunca dijo lo que dijo y reta a cualquiera a probar que sí. Pero el país entero, que ella cree de memoria frágil, se encargó de sumar su famosa frase al anecdotario nacional que de vez en cuando nos recuerda de lo que fue y es capaz el fujimorismo.

"Papelito manda"
Durante las elecciones generales del 2000, cuando el fujimorismo ya estaba de salida, sus esfuerzos por mantenerse en el poder eran tan lastimosos como vergonzosos. Ante una terca y empecinada re-reelección (que la propia Constitución que ellos mismos promovieron no lo permitía), la posibilidad de un fraude se hizo tan descabellada como posible. Fue entonces cuando José Portillo Campbell, jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), el ente encargado de organizar las elecciones, apareció en escena para justificar lo injustificable con malabarismos verbales, que matizaba con citas de la biblia y circunloquios enrevesados, que aún hoy, después de tantos años, son indescifrables pese a la simpleza de estos (“La ley es la ley”). Cuando, en el curso de una conferencia de prensa, daba cifras sobre proyecciones y resultados que a nadie le cuadraban y todos cuestionaban, soltó la frase por la que hoy se ha ganado un muy merecido lugar en esta historia: “Papelito manda”. Cuando finalmente el fujimorismo cayó y la auténtica democracia se abrió paso, Portillo, la pieza más pintoresca de Montesinos en el tablero para el control del poder, tuvo que responder en cuatro procesos ante la justicia, entre ellos por el caso del millón de firmas falsas con las que el partido de Fujimori se inscribió ante la ONPE, dirigida por él, para postular ilegalmente por tercera vez. En algún momento dijo que escribiría sus memorias contándolo todo. Hasta ahora las esperamos.

“Por Dios y por la plata…”
Acto fallido llaman los psicoanalistas a un deseo reprimido que el subconsciente traiciona al manifestarlo. Y eso es precisamente lo que le sucedió, primero, a un flamante congresista y, luego, aunque resulte increíble de creer, a muchas autoridades al jurar los cargos que asumían. En el año 2000, el congresista peruposibilista Gerardo Saavedra, pensando tal vez en los suculentos emolumentos que recibiría como nuevo Padre de la patria, al momento de jurar el cargo para el que fue elegido no pudo reprimir más su felicidad y profirió esta memorable frase que es lo único por lo que se le recuerda hasta hoy. Desde entonces, muchos están convencidos que el verdadero móvil que mueve a muchos a ingresar a las arenas políticas es ya sabemos qué, aunque lo nieguen o digan lo contrario. ¿Alguien lo duda?

"La plata llega sola"
Alan García, sin el menor resquicio de duda el político peruano menos apreciado de los últimos tiempos (lo confirma el liliputiense caudal de votos que recibió en la última elección), es un hacedor de frases nato. Nunca ha sido hallado culpable de las acusaciones, sospechas e investigaciones por corrupción que siempre terminan involucrando, sin embargo, a sus ministros, colaboradores o amigos más cercanos. De todas ellas siempre ha salido bien librado, no sin antes dejar frases destempladas (“Estas personas [los indígenas] no tienen corona, no son ciudadanos de primera clase”) o para la historia (“A mí nadie podrá llamarme corrupto”) que exacerban aún más los ánimos de todos. Pero ninguna más memorable, y que lo pinta de cuerpo entero, como la que, según el periodista y escritor Jaime Bayly, pronunció en una cena privada en su casa: "No seas cojudo, hombre, la plata llega sola”, al referirse al magro sueldo de un presidente. García no solo no desmintió nunca el encuentro, sino que primero dijo que Bayly citaba su frase fuera de contexto. Luego, durante la campaña presidencial pasada, cambio de versión y dijo que nunca pronunció aquella frase y quien lo creyera era un imbécil.

“No es plagio, es copia”
Dueño de una universidad y promotor de la educación (de la que hizo su caballito de batalla en las elecciones generales del año pasado), nunca hubo un candidato presidencial con tantos defectos y carencias, de todo tipo, como lo fue César Acuña. El mayor de ellos fue, en su calidad de exrector de su propia universidad, la de plagiario nada menos que en su tesis doctoral. Pero apenas eso fue la punta del iceberg que este empeñoso provinciano, que se jactaba de haber triunfado sin haber leído casi nada, terminó mostrando durante la campaña presidencial. Mientras lo acosaban pruebas irrefutables de su afición por pasar como propias las ideas ajenas, la denuncia de que también se había apropiado de todo un libro imprimiendo primero una edición como coautor y luego otra en la que ya solo él figuraba, Acuña respondió con una frase que resume bastante bien su ideario político (el nombre de su partido es copia de el del programa de ayuda de Kennedy para América Latina en los años 60) y su talante intelectual: “No es plagio, es copia”. Para suerte de los peruanos, el JNE lo desembarcó de la carrera presidencial luego de su excesiva generosidad con los comerciantes de un mercado, a quienes pretendía ganarse con diez mil soles para mejoras de sus puestos.

“El puente no se ha caído, se ha desplomado”
En momentos en que medio país es arrasado por toneladas de lodo y agua y miles de peruanos lo han perdido literalmente todo, la atención de la opinión pública está centrada en las acciones que las autoridades están realizando para enfrentar esta emergencia nacional. Y también en las que, de haber hecho bien su trabajo, habrían evitado problemas, desastres y lamentaciones. Como los puentes que, proyectados para durar 75 años, se cayeron a la primera de bastos. La caída del puente Solidaridad sobre el río Rímac, inaugurado por el actual alcalde de Lima Luis Castañeda Lossio durante su primera gestión apenas hace seis años, es uno de ellos. Un hecho que ha provocado tanto la indignación como el cuestionamiento de la ciudadanía por obras que no duran lo que deberían durar. Pero mayor ha sido la indignación que, tratando de justificar lo que ya es imposible de remediar, ensayó uno de los ingenieros responsables de la construcción del mencionado puente ante la insistencia de un periodista para que explique lo sucedido: “El puente no se ha caído, se ha desplomado”. Una frase que ya se ha ganado el triste honor de ser replicada por miles en forma de bromas, memes y burlas para desventura de su autor.

“Matemáticamente posible”
Esta nota estaría incompleta sin una frase proveniente de las canteras deportivas (donde abundan) y que, como las anteriores, han pasado a formar parte del habla nacional. Y ninguna más peruana que la de creer, aun cuando todas las evidencias nos demuestran lo contrario, que todavía existe un resquicio, una mínima posibilidad que nos permita acariciar lo que ya se nos escapó de las manos. Como no soy un aficionado al fútbol, no estoy muy seguro de quien la inventó o pronunció por primera vez (un periodista deportivo o algún miembro de los muchos comandos técnicos que durante más de treinta años han fracasado matemáticamente), o si, como me explicó alguien, fue la afortunada invención de un cómico. Lo que queda fuera de toda duda es que los peruanos todavía creen que, matemáticamente, todo es posible.

Y ustedes, ¿recuerdan otra?

Daño a sitios arqueológicos ha sido mínimo gracias a trabajos de prevención

Lima, mar. 21 (Andina). Durante los años 2014 y 2015, previniendo que un fuerte Fenómeno El Niño fuera a afectar los numerosos sitios arqueológicos del norte del país, el Estado implementó el Programa ENSO. Gracias a ello, el daño de las lluvias y huaicos actuales ha sido mínimo.

Así lo manifestó el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Jorge Arrunátegui, a la agencia de noticias Andina.

“Desde Tumbes hasta Áncash se hizo labores de apuntalamiento preventivo y estabilización de estructuras. Estos trabajos costaron 22 millones de soles aproximadamente”, comentó el funcionario.

Recalcó que la situación de este año es especial, pero que a pesar de ello los perjuicios al patrimonio cultural son reducidos.

Casos puntuales

Un caso particular es el del Bosque de Pómac. Indicó que hace un mes se desbordó el río La Leche y que se sigue monitoreando lo que suceda en la zona.

Otro sitio arqueológico al que se está prestando singular atención es el de la ciudad de barro de Chan Chan. Informó que la llamada Fortaleza Tschudi, principal lugar de visita de los turistas, no ha sido afectada por la lluvia.

Sin embargo, comentó que en otras áreas que no están incluidas en los recorridos sí se han presentado filtraciones. Para hacerles frente se ha recurrido a motobombas.

También manifestó que en el valle de Túcume los principales daños se han dado en el antiguo museo, mas no en las pirámides.

Datos
- El Viceministro Arrunátegui informó que un grupo de pobladores afectados por huaicos se ha refugiado en las zonas aledañas al sitio de Cajamarquilla, en Lima.
- Indicó que esta ocupación es temporal mientras se consigue un lugar para ubicarlos.
- En 63 sitios arqueológicos del norte se realizaron obras de prevención.

Caral está a salvo de las lluvias gracias a previsión de sus constructores

Lima, mar. 20 (Andina). El pasado fin de semana se tuvo que suspender la atención al público que quería visitar el sitio arqueológico de Caral por la crecida del río Supe. Sin embargo, este lugar, Patrimonio Cultural de la Humanidad, no está en riesgo gracias a la ubicación de sus construcciones.

La arqueóloga Ruth Shady, encargada de la puesta en valor de la llamada Ciudad Sagrada y principal especialista de esta cultura, indicó a la agencia de noticias Andina que todos los sitios urbanos de la época de Caral en el valle de Supe están situados en altura. “No corren peligro”, añadió.

Obras urgentes

Shady manifestó que en este momento los que están en riesgo son los vecinos de centros poblados actuales que están cerca de la ribera.

La actual crecida ha afectado principalmente a la carretera de acceso al sitio arqueológico y el parador turístico construido por el gobierno regional en el paso del río.

La especialista comentó que hace más de cinco años se consiguió apoyo para implementar un plan maestro para el valle donde están los principales restos de la ciudad más antigua de América.

Refirió que gracias al Fondo Contravalor Perú-Francia se contó con fondos para obras impostergables, como el encauzamiento del río Supe.

No obstante, Shady recordó que las obras llevadas a cabo por el gobierno regional de Lima fueron cuestionadas por los pobladores.

Manifestó que para un buen cuidado de la zona también se requiere la reforestación del bosque ribereño, con el que contaba este valle en tiempos precolombinos.

Lima sin agua

Ayer no me bañé y hoy tampoco. No lo hice como un ingenuo y pueril gesto de solidaridad, pensé, con aquellos que no tienen agua que beber y que lo han perdido todo. Así que bañarme me pareció un gesto de indolente indiferencia con ellos desde la comodidad de mi departamento en Pueblo Libre (recordé, no sé por qué, la ocasión en que, primero Hitler, luego sus generales y finalmente todos los alemanes, en solidaridad con sus padecimientos, dejaron de comer carne en sus comidas mientras el Sexto Ejército de la Wehrmacht moría de hambre y frío sitiado en Stalingrado). Cuando me levanté temprano, como todo el mundo lo primero que hice fue sintonizar las noticias. Me enteré, entonces, que el agua volvería a las 2 de la tarde. Abrí el grifo y sí, había agua, así que no me preocupé (obviamente, el tanque de mi edificio se llenó durante la noche). Pero a las 2 de la tarde el agua no volvió. A las 5 ya no había agua en todo el edificio y tampoco había guardado o reservado nada en baldes o recipientes. A las seis había que tomar una decisión: vaciar los tanques de los inodoros de los dos baños o seguir utilizándolos hasta el final del día para que la descarga de agua que aún había en ellos diera cuenta de su contenido, que no era mucho en ese momento pero que era imposible saber cuánto sería muy entrada la noche. Pero acostumbrados como estamos a la seguridad de nuestras comodidades burguesas, jalé despreocupadamente la palanca. A las 7, mi mujer quería matarme (y si yo hubiera podido hacerlo, también lo habría hecho). Pero algo ocurrió a esa misma hora: una aglomeración inusual y nerviosa de vecinos y serenos empezaba a formarse en el parque enfrente de nuestro edificio. Mi esposa no dudó un instante en salir a averiguar lo que sucedía. Le tomó apenas unos segundos bajar, preguntar y subir a decírmelo rápidamente: a las 8, la Municipalidad repartiría agua en cisternas porque el racionamiento durará hasta el lunes (¡y estamos sábado!). Miré por la ventana y mi reloj: las 7:55. Soy periodista, pero con el calor que hace y mi solidaridad acumulada de dos días ya empiezo a oler mal. Me olvidé de la foto y bajé corriendo a hacer mi cola con todos los recipientes que encontré. Me siguieron mi esposa y mi hijo que acababa de llegar de sus clases. Mientras hacía la cola pude notar la cara de desconcierto o asombro de mi hijo (o tal vez él miraba la mía). Para tranquilizarlo le dije: “No te preocupes, hijo, todo se va a arreglar. Recuerda «Caracas sin agua»”. “Sí, pero aquí no va a llover a cántaros; y si llueve, es lo peor que podría suceder”, me dijo. Definitivamente, este no ha sido mi mejor día.

Cuando nos tocó nuestro turno, llenamos todos los baldes y recipientes que llevamos. Yo subí el más grande y pesado y lo vacié en una batea grande que usa mi esposa para lavar y que ya había acondicionado. Vacié el contenido de mi balde y bajé por más. Hice cuatro viajes (vivo en un tercer piso), hice tres veces cola y le di una palmada en el hombro al que manejaba la manguera de la cisterna. Si me lo hubiera permitido, lo habría abrazado. Pero estaba muy ocupado para fijarse en tonterías. Solo entonces hice estas fotos, en la que por supuesto ya no hay tanta gente porque ya iban de regreso a sus casas con sus dotaciones de agua de emergencia que les debe durar, nos debe durar, hasta este lunes. Y aunque toda esta historia puede parecer anecdótica para muchos, a mí me sirvió para tomar conciencia (aún más) del terrible momento que deben estar pasando los que están en zonas arrasadas por toneladas de agua y barro y que lo han perdido todo, incluso a sus familiares. Y que nuestros padecimientos, por terribles que sean, no son pero ni mínimamente comparables a los de ellos. Y si ayer no me quejaba del precio del limón o del agua en los mercados (nadie se ha muerto por dejar de comer un ceviche), mucho menos lo haré ahora. Ya nos tocaba, a los que vivimos la tragedia exclusivamente a través de la televisión o nos solidarizamos en facebook, sobrellevar algún tipo de pesar, por tonto o pequeño que sea, en estas horas angustiosas para todos. (Solo espero que el martes, en que tengo una entrevista de trabajo, los responsables de hacerlo, si no ha vuelto el agua para entonces, sepan comprender lo mal que seguramente estaré oliendo para esa fecha).

¡Qué días estos! Definitivamente, ya tengo algo para contarles a mis nietos.

TV Perú estrena el sábado 25 el programa "Entre Libros"

Lima, mar. 18 (Andina). “Entre Libros” es el nombre del nuevo programa que TV Perú estrenará el próximo sábado 25 en el horario de 19.00 a 20.00 horas, bajo la conducción de José Carlos Yrigoyen y Alonso Rabí, dos reconocidos profesionales del ámbito de la literatura y el periodismo en nuestro país.

Esta nueva propuesta de TV Perú tiene como objetivo acercar los libros al público en general, no solo a los interesados en la literatura, bajo la firme convicción de que todos podemos leer. De esta manera, “Entre Libros” promueve la lectura y no solo los libros.

El equipo de conducción está integrado por José Carlos Yrigoyen, narrador, poeta y columnista en un diario local, y por Alonso Rabí, periodista, editor y crítico literario, además de profesor universitario.

El elemento que diferencia a “Entre Libros” de espacios similares en la televisión radica en que no solo presentará novedades editoriales, sino que será un programa de exploración temática en los libros.

En él, además de literatura, se abordará textos enfocados en la historia, las ciencias sociales, la gastronomía, los cómics, la ficción y la no ficción, etc.

Además, no solo presentará revistas, sino también paseos por espacios asociados con los libros y los escritores. Este contraste temático con otras propuestas lo convierte en un programa sobre los libros y sobre la lectura.

Señor Presidente, ¿nos cree tontos?

Hace unos días un amigo me envió la noticia de que los bachilleres ya no podrán ser contratados por el Estado como personal altamente calificado, en el entendido, supongo yo, que luego de la ácida crítica que hice del Decreto Supremo N° 021-2017-EF sentiría algún tipo de alivio al comprobar que el Congreso había corregido el disparate de equiparar diez años de experiencia con un doctorado y derogado la norma. Pero la verdad es que no. Y tengo mis razones.

Si un periodista de investigación se toma la molestia de revisar la fecha de una y otra norma, podrá comprobar que median poco más de dos semanas entre una y otra. Y más aún, si revisa las fechas y plazos para que estos 'bachilleres altamente calificados' se presentaran a los concursos públicos en dependencias del Estado, con remuneraciones por encima de los diez mil soles, observará que la segunda norma se ha dado luego de concluido los plazos de estos concursos. Lo que en buena cuenta significa que a los amigos del Gobierno que no tienen título profesional se les facilitó un puesto de trabajo mediante una norma ministerial y luego que entraron o ganaron esos concursos, el Congreso la deroga. O sea, que uno y otro creen que nos han visto la cara. ¡Qué somos tontos!

Ojalá que ese periodismo serio y crítico que aún queda entre nosotros tome nota de lo dicho e investigue estos concursos (que son públicos, así que no hay nada que ocultar) y compruebe o no (ojalá yo esté equivocado), que el Estado no contrató a ningún bachiller por encima de un doctor, que quemó sus pestañas y agotó sus bolsillos en años de estudio y trabajo.

Con toda sinceridad les digo, ¡no saben cuánto deseo estar equivocado!

El mayor archivo de propaganda electoral en internet reunida en un solo sitio

Hace un par de semanas compartimos con ustedes un sitio web que reúne los mejores discursos políticos de la historia, una iniciativa de los comunicadores políticos Juan Víctor Izquierdo y Xavier Peytibi. Estos mismos, a los que se suma Francesca Parodi, son también responsables del mayor archivo de propaganda electoral en internet. Es decir, la recopilación de material electoral más grande del mundo disperso en miles de sitios reunidos en uno solo lugar.

En Archivo Electoral. Tu archivo de comunicación política podemos encontrar miles, literalmente miles, de anuncios electorales, programas de gobierno, etc., provenientes de 111 países y más de 500 partidios políticos. Se trata de archivos de vídeos, imágenes, audios y documentos que testimonian de manera inmejorable las técnicas de propaganada política, la evolución de esta y la comunicación política y los cambios y permanencias en el estilo de las campañas electorales de partidos y políticos, de ayer y hoy, a lo largo y ancho del mundo.

El sitio cuenta con sistema de búsqueda por país, partido, político o año, ofreciendo los resultados de nuestra búsqueda según el tipo de material que recupera el sistema, aunque siempre resulta más beneficioso navegar a través de sus diversas secciones.

A pesar de su ingente material, aún le falta mucho por reunir y actualizarse con fondos de los últimos años. Si desean, por ejemplo, revisar los spots publicitarios de la última campaña electoral peruana, podrán comprobar que solo están disponibles los correspondientes a la del 2011 y casi nada de la del 2016. En cambio, el material referente a Venezuela se remonta hasta el 2008. Pero pese a lo dicho no deja de ser sumamente útil (y entretenido) su consulta. En especial para los marqueteros y comunicadores políticos, o, más todavía, para los responsables de los gabinetes de prensa de estos, habida cuenta de las lecciones que puede ofrecer revisar los productos de una campaña mal llevada, peor planteada o simplemente una campaña pobre o mediocre.

En definitiva, un lugar verdaderamente útil.

Y usted, ¿nació mujer?

En algunas biografías de Darwin se suele encontrar la anécdota que cuenta que, en medio de un acalorado debate en una sociedad científica de Londres, quien dirigía el debate le pregunto al autor de "El origen de las especies", luego de oírlo exponer su teoría, si él descendía del mono por parte de su padre o de su madre. La anécdota, por supuesto, es apócrifa, pero aún hoy hay quienes creen que la historia es cierta porque el ambiente cultural de la época, cerrada al cambio y a la demolición de dogmas, impedía entender y aceptar una teoría tan revolucionaria como evidente (los propios avances de las ciencias parecían confirmar lo que sostenía Darwin), sumado a una profunda ignorancia e incomprensión de lo que este realmente planteaba y trataba de explicar. Es exactamente lo mismo que ocurre hoy, más de ciento cincuenta años después, aquí, en nuestro país, donde una congresista, Nelly Cuadros, le hace a la ministra de Educación, Marilú Martens, que había acudido al Congreso para exponer el enfoque de género en el currículo escolar, la pregunta más desopilante y absurda que puede hacer cualquiera que carezca de algo de criterio: “¿Usted nació mujer?”. Con lo cual queda más que claro que la época de oscurantismo e ignorancia se ha instalado en el Congreso, y que aún hoy hay quienes tienen licencia para hablar de lo que no se sabe o no se entiende y que, más increíble todavía, reciban un suculento sueldo de miles de soles (extraídos de nuestros impuestos) para hacer preguntas como esta en nombre de nuestros hijos. Cuando pienso en esto y que estamos a escasos cinco años de celebrar nuestro Bicentenario como república, como un país que hace doscientos años decidió ser dueño y señor de su destino, me pregunto qué clase de país finalmente hemos resultado siendo si desde el primer Poder del Estado se promueve la ignorancia como un nuevo producto nacional de bandera.